Hay medicamentos, ya sea por su fórmula o por su nombre comercial, que son extremadamente conocidos por su nivel de utilización (la aspirina, por ejemplo) o porque su nombre nos puede resultar familiar por haberlo oído en alguna que otra película, serie de televisión o haberlo leído en un libro. Tras la aspirina, quizás uno de los medicamentos más televisivos sea el Prozac, un antidepresivo también conocido como Fluoxetina (Prozac es el nombre comercial) que se utiliza en el tratamiento de los trastornos depresivos, los trastornos bipolares, trastornos obsesivo-compulsivos o, incluso, en tratamientos contra el alcoholismo, trastornos de déficit de atención y hasta trastornos del sueño. Tras un estudio realizado por la UCLA (Universidad de California-Los Ángeles), el Prozac podría utilizarse también en el tratamiento de otras enfermedades porque, según sus conclusiones, también podría utilizarse como un efectivo antiviral.

¿El Prozac un antiviral? Pues eso parece a la vista de los resultados de la investigación realizada por la UCLA, unos resultados que colocan a este medicamento como una potencial arma en el tratamiento de los enterovirus, un género de virus de ARNmc de sentido positivo en el que se encuentran virus que ocasionan más de 62 enfermedades que afectan a personas y animales del mundo entero y entre las que podemos encontrar la poliomielitis, la encefalitis, la fiebre aftosa, la conjuntivitis hemorrágica o la meningitis.

Aunque con el paso de los años la población se ha ido inmunizando a muchas de estas enfermedades, hasta la fecha no se han encontrado antivirales efectivos que puedan utilizarse para luchar contra estos virus en el caso de que alguien contraiga la enfermedad, por ejemplo, de la poliomielitis.

Usando técnicas de detección molecular, los miembros del equipo de investigación de la Universidad (en el que participaron miembros del Departamento de Pediatría, del Instituto de Nanosistemas de California y el Departamento de Farmacología Moleculuar y Médica) pudieron comprobar como el Prozac era capaz de frenar o, mejor dicho, inhibir, la replicación del virus Coxsackie. ¿Virus Coxsackie? Aunque el nombre quizás no nos pueda resultar familiar, este virus es responsable de enfermedades como la miocarditis, la pericarditis, la enfermedad de Bornholm o la meningitis.

El hallazgo inesperado de la actividad antiviral de la fluoxetina es un hecho muy importante desde el punto de vista científico y nos da una llamada de atención sobre el uso de la fluoxetina y otros tratamiento psicogénicos. [...] Parte de nuestro trabajo de seguimiento, a partir de ahora, será el de trabajar en el uso de este tipo de medicamentos en "usos no convencionales"

¿Y por qué es importante este hallazgo? Partiendo de la base que el tratamiento de este tipo de enfermedades es bastante complejo y, realmente, no existe un protocolo prefijado para administrar tratamientos (más allá de la combinación de múltiples antivirales), este hallazgo abre la puerta al desarrollo de infecciones graves de enterovirus puesto que el Prozac reduce notablemente la replicación del virus.

Este estudio nos permitirá entender aún mejor cómo se replican los enterovirus y además nos ofrece una oportunidad de usar en tratamientos clínicos la fluoxetina ante infecciones graves

Imagen: Wikipedia