Los que hayan visto la película Minority Report de Steven Spielberg recordarán que el argumento gira alrededor de una sociedad futurista en la que el crimen y los asesinatos se pueden predecir y, por tanto, era posible detener a un criminal justo antes de cometer el delito. Aunque aún andamos algo lejos de predecir el futuro, gracias al análisis y procesamiento de los datos que generamos es posible establecer modelos predictivos que nos sirvan para tomar mejores decisiones y, por ejemplo, analizar datos estadísticos para analizar los índices de criminalidad y asignar de manera óptima las patrullas a realizar o, en el ámbito militar, predecir posibles acciones de insurgencia. Con esta idea de optimizar la asignación de recursos y exprimir la información recabada por las fuerzas policiales, la Policía de Nueva York se ha unido a Microsoft para desarrollar un sistema de vigilancia que les permita realizar el seguimiento de delincuentes y sospechosos que, además, podría presentarse en breve.

NYPD

Aunque no se conocen muchos datos sobre el proyecto, parece que la Policía de Nueva York está trabajando en un nuevo sistema de vigilancia y seguimiento que combinaría distintos flujos de información para realizar el seguimiento de delincuentes y sospechosos. El proyecto ha sido anunciado por el Director de la Policía de Nueva York, Raymond Kelly, durante un foro sobre seguridad que se celebraba en Aspen y allí comento que Microsoft ha sido la encargada de su implementación.

¿Y cuál es el objetivo de un sistema de estas características? La idea es que el sistema combine las imágenes de las miles de cámaras de vigilancia que hay instaladas en la ciudad junto a los datos almacenados en las distintos sistemas policiales para realizar el seguimiento de delincuentes y sospechosos, incluyendo sospechosos vinculados a redes terroristas.

Según el Director de la Policía, las fuerzas policiales han frustrado 14 acciones terroristas contra la ciudad desde el 11-S, por tanto, este sistema les permitirá ser mucho más eficaces. Lógicamente, este sistema junto a otras iniciativas de vigilancia y la estrecha vinculación del cuerpo policial con agencias de inteligencia gubernamentales, no sienta demasiado bien entre la comunidad islámica de la ciudad (foco principal de las vigilancias de la policía) y son varios los grupos que han pedido el cese de este tipo de actividades y programas.

A pesar de las protestas, todo apunta que en las próximas semanas se presente oficialmente este sistema vinculado al mundo del Big Data con el que parece que la ciudad de Nueva York se adentra algo más en el universo orwelliano.