El fotógrafo Benoit Paillé, natural de Trois-rivières pero residente en Montreal, ha estado experimentando con la luz y su influencia en la fotografía de paisajes. Paillé ha estado trabajando en una serie de imágenes de paisajes donde llama poderosamente la atención una luminosa placa suspendida. En ALTFoto han hablado de su trabajo en más de una ocasión, la primera vez con motivo de una serie de retratos; la segunda con motivo de su acercamiento a los Rainbow Gathering.

Con su nuevo trabajo Paillé pretende llamar la atención sobre la importancia de la luz como elemento redefinidor del paisaje; y es que la luz sirve para convertir un paisaje de lo más común en algo evocador, mágico, único. En la serie de fotografías vemos una placa de luz de un metro por un metro suspendida en el centro de un entorno natural, su presencia es hetérea. Lo que aparentemente es algo sencillo ayuda a crear un espacio con mucha profundidad y una enorme carga poética.

Según Paillé su objetivo es redefinir lo que es la fotografía de paisajes poniendo en tela de juicio su realidad, quiere crear una especie de momento poético que abarque el espacio y el tiempo. En su galería de Flickr podemos ver las diversas imágenes de Paillé y sumergirnos en ese hipnótico lugar.