Derribar, interrumpir, investigar, presionar y llevar a litigios, estos son los cinco puntos clave con los que la industria de la música tratará de reaccionar en los próximos años ante la descarga ilegal de contenidos con derechos de autor. Un informe confidencial e interno de IFPI nos muestra el esfuerzo por acabar con la "piratería" cambiando el comportamiento de la red a través de una estrategia global.

IFPI

El informe data del mes de abril del 2012 y está firmado por el jefe de operaciones en la red de la corporación. Un escrito de 30 páginas donde se presenta a la "piratería" como un problema global y una amenaza actual y de futuro. En el mismo se desglosan varios apartados donde se incluyen la forma de actuar contra los sitios torrents, los cyberlockers o incluso lo que la industria "espera" de los proveedores de Internet en el bloqueo a los sitios.

La primera de las amenazas de la que se habla es de las P2P. Según IFPI, los contenidos ilícitos se dividen en dos grandes grupos. El primero, calificado como "contenidos obtenidos de otros equipos de los usuarios", hace referencia a la distribución a través de las P2P enfocando su estrategia sobre nombres de ayer y hoy como BitTorrent, Gnutella, DirectConnect, eDonkey o Ares.

De entre las acciones que ya habrían comenzado se habla de The Pirate Bay, LimeWire o Demonoid aunque sin especificar las acciones directas que ya han tomado.

IFPI

El segundo gran grupo estaría formado por los cyberlockers. Desde IFPI dejan claro los requisitos que deben tener las plataformas de descargada directa. Se explica que deben actuar de manera proactiva con un filtro para el contenido infractor, en caso de no hacerlo deben ser "cerrados" de inmediato.

Luego entrarían otros grupos de amenazas donde entrarían los hackers. Según la sociedad, los hackers y el phishing atacan directamente a las cuentas de correo electrónico de los artistas, técnica por la que obtienen el acceso no autorizado a los pre-lanzamientos de discos o temas.

Además, dentro de este apartado se habla de nuevas técnicas a través de correos falsos que dicen provenir de redes sociales donde se pide restablecer las contraseñas al estar comprometida la cuenta. Una vez que el artista en cuestión accede al enlace, se reenvía el correo a otras cuentas.

El auge del acceso móvil y las aplicaciones tampoco es ajeno a la industria. Según IFPI, se mantiene una estrecha vigilancia sobre la descarga de contenidos a través de datos móviles y redes inalámbricas. No contentos, esta vigilancia sin especificar habla del "problema" actual para acceder a una dirección IP correspondiente a cada abonado.

De entre las arquitecturas móviles se destaca a Apple y Android, ambos están siendo avisados continuamente sobre aplicaciones que no son del gusto de la industria.

Estrategia: presionar sobre anunciantes y proveedores

¿Y cómo acabar con los sitios infractores? IFPI desarrolla una estrategia que ya hemos visto en otros casos. En primer lugar habla de los anunciantes, una estrategia donde se interrumpa los flujos de ingresos en aquellos sitios que lo requirieran. La sociedad habla de poner en práctica un sistema de contacto directo con los anunciantes para señalar el corte financiero, además, tendrían acuerdos en estos momentos con VISA, Mastercard, PayPal, CTIA, Monitise, Paysafecard y PhonePayPlus.

En segundo lugar se habla de tratar con los proveedores de servicio. Como en el caso de los cyberlockers, se trata de imponer una serie de reglas sobre los ISP. "Normas" en las que se obligaría a los proveedores a no proporcionar acceso a Internet a los sitios infractores o servicios y clientes no identificados. Un sistema donde:

Los ISP están obligados a implementar un sistema de respuesta gradual por infracción de los usuarios de las P2P, incluyendo advertencias a una sanción disuasoria eficaz.

El informe finaliza subrayando la importancia de la cooperación, las alianzas y el intercambio de información entre todos los implicados. Una "red" que finalizaría con el contacto directo con policía, jueces y cuerpos legales para:

Proporcionar capacitación en torno a las experiencias del mundo real y los problemas en lugar de centrarnos en teorías.

Como vemos, si algún día llegarán a realizarse de manera oficial cada una de las peticiones de la industria musical en torno a Internet y el comportamiento de los usuarios, poco o nada de lo que hoy conocemos en cuanto a privacidad existiría.