En algún momento, todos hemos recurrido a seguir algún tutorial en YouTube, ya sea para buscar cómo utilizar un programa, alguna rutina de ejercicio para no requerir instructor o una guía sobre cómo hacer algo por nuestra cuenta. Más allá de los vídeos adorables de gatitos, YouTube se ha consolidado como un repositorio para obtener conocimiento o adquirir nuevas habilidades, una herramienta de educación que permite que cualquiera con una conexión de red pueda acceder a información útil.

Esta función es especialmente útil en regiones donde es difícil obtener determinado tipo de conocimiento. El caso de Julius Yego es muy ilustrativo. Se trata de un atleta olímpico de Kenya en una disciplina peculiar para su país: el lanzamiento de jabalina. Ante la ausencia de expertos en su país, Yego recurrió a los vídeos de YouTube para aprender cómo mejorar su técnica. Su aprendizaje le rindió frutos, pues en 2011 consiguió la única presea dorada para Kenya en deportes de campo en su historia.

En dicho país, la historia de Yego ha sido empleada para alentar a los jóvenes a utilizar YouTube con fines educativos. Incluso, se menciona que YouTube planea relacionarse de forma más estrecha con comunidades locales, productores y compañías en la región para mejorar la velocidad de la conexión, de modo que este "eduentretenimiento" esté al alcance de los habitantes de la zona. De hecho, la red de vídeos ya ha lanzado YouTube Kenya, con material diseñado específicamente para dicha audiencia.

El caso de Julius Yego no deja de ser una curiosidad olímpica; no obstante, guarda un poderoso ejemplo para todos aquellos que ven a la red como un vehículo de educación no formal, abierta y descentralizada; y sobre todo, el poder que puede tener en países en vías de desarrollo. El conocimiento está abierto para cualquiera. Yo, por ejemplo, recuerdo haber conocido a un grupo de mariachis peruanos en Puerta del Sol, en Madrid, quienes había aprendido a tocar los instrumentos gracias a YouTube. Bien, quizá nosotros no lleguemos a los Juegos Olímpicos, pero es indudable que, con un poco de tiempo, empeño y disposición, podemos obtener (o mejorar) alguna habilidad novedosa con un poco de ayuda de la web.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.