La competencia siempre es buena, o algo así ha debido de pasar con Dropbox, que con los agresivos precios de Skydrive y la aparición de Google Drive acaba de duplicar de manera gratuita el espacio de almacenamiento en sus planes de pago.

Así, los que antes tenían 50GB pasan a tener 100GB ($99 dólares al año) y los que tenían 100GB pasan a 200GB ($199 dólares al año), también se agrega una nueva posibilidad con 500GB de la que a falta que actualicen su tabla oficial de precios en las próximas horas aún desconocemos el precio. Un buen movimiento que aún así sigue sin superar los de Google Drive y menos aún a los de SkyDrive. Los usuarios que tengan algunos de estos planes verán duplicada su capacidad automáticamente.