La Vía Láctea, es decir, la galaxia en la que se encuentra el Sistema Solar y, por ende, la Tierra, es una galaxia con forma de espiral que tiene un diámetro medio de unos 100.000 años luz. Las galaxias en forma de espiral son las más habituales y galaxias vecinas como la de Andrómeda también tienen esta forma, de hecho, el 75% de las grandes galaxias tiene forma de espiral pero según las observaciones de los científicos, conforme nos vamos alejando (en términos astronómicos) dejan de ser la forma habitual. ¿A qué se podía deber ésto? Los científicos barajaban dos hipótesis, o bien a dichas distancias aún no se habían formado estas galaxias o, simplemente, los telescopios actuales no permitían captarlo. Parece que la última observación del Telescopio Espacial Hubble ha permitido a los científicos obtener una nueva visión puesto que han captado una galaxia en forma de espiral que está situada a 10.700 millones años y con una edad de 2.700 millones de años.

BX442

El hallazgo, llevado a cabo gracias al Telescopio Espacial Hubble y el Telescopio Keck de Hawaii, ha mostrado a los científicos una galaxia, que se ha catalogado como BX442, es la galaxia más joven catalogada hasta la fecha con forma de espiral. El hallazgo, realmente, no es tan reciente y el Hubble ya había captado algunas trazas de su existencia hace unos dos años pero ha sido necesario este tiempo para poder caracterizar la galaxia y confirmar que realmente se trata de una galaxia en espiral. ¿Y qué supone este hallazgo? Es un paso más para conocer los orígenes del universo puesto que esta galaxia rompe con las tesis establecidas sobre galaxias jóvenes y demuestra que es posible que éstas adopten forma de espiral.

Usando los datos de la cámara de infrarrojos de campo amplio del Hubble y el espectrógrafo OSIRIS del Telescopio Keck, los científicos pudieron realizar las tareas de caracterización de BX442 en las que identificaron los brazos de la galaxia gracias a la emisión de gas hidrógeno ionizado procedente de sus estrellas. Según estos datos, la galaxia BX442 es mucho más caliente que galaxias más modernas, algo que pudieron comprobar midiendo la velocidad relativa de los gases que circulan por el interior de la galaxia con respecto a la velocidad de rotación de la propia BX442.

Creíamos que estas galaxias de grandes espirales simplemente no existían en etapas tan tempranas del universo. El mero hecho de su existencia es algo sumamente asombroso

¿2.700 millones de años es una galaxia joven? Si tenemos en cuenta que la Vía Láctea tiene una edad de 13 mil millones de años, BX442 es "joven" para que haya adoptado dicha forma. Un hallazgo bastante interesante que abre la puerta a nuevas investigaciones sobre el origen y expansión del universo.