Así lo han reflejado los científicos que trabajan con el telescopio Array Compacto de CSIRO al haber encontrado un nuevo tipo de agujero negro, una nueva clase que entraría dentro del término de agujeros "intermedios". Un descubrimiento que indicaría que los agujeros negros pueden adquirir una mayor variedad de tamaños de lo que se pensaba.

Y es que hasta ahora se creía que los agujeros negros solamente tenían tres tipos de variedades. Po un lado, los agujeros negros supermasivos que se encontraban en el centro de las galaxias, agujeros que tenían entre un millón y mil millones de veces la masa de nuestro Sol. Luego estarían los agujeros negros de masa estelar, de entre tres y 30 veces la masa de nuestro Sol. Por último estaban los Micro agujeros negros, teorizados dentro de la gravedad cuántica.

La nueva "clase" ha llegado a través de la observación de las explosiones distantes de gas, los astrónomos creen haber encontrado un agujero negro que se encontraría en cualquier espacio de 20.000 a 90.000 veces la masa de nuestro Sol, una nueva clase intermedia de agujeros negros.

Denominado como HLX-1, el agujero negro se encontraría a 300 millones de años luz de distancia. Un "objeto" que fue descubierto por Natalie Webb de la Universidad de Tolouse junto a un grupo de investigadores de Francia, Estados Unidos, Reino Unido y Australia.

Un agujero descrito como "hiper-luminoso" ya que emite una gran cantidad de rayos-X. Los astrónomos especulan que el agujero se encuentra "consumiendo" una nube de gas o una estrella entera, momento en el que un agujero negro absorbe toda la energía brillando en rayos-X.

De ser cierto, esta nueva clase de agujero negro podría explicar de donde vienen los agujeros supermasivos. La teoría que tratan de refutar es que esta nueva clase intermedia finalmente pasa a supermasivo si se dan las circunstancias adecuadas. A partir de aquí la investigación se centrará en encontrar más que puedan contrastar la nueva teoría.