"Anótanos con 2.5 millones", fue la respuesta de Jeff Bezos, fundador de Amazon, a Jennifer Cast, una mujer que recauda fondos para apoyar la legalización del matrimonio entre parejas del mismo sexo en el estado de Washington. Jennifer fue una de las primeras empleadas de Amazon; es lesbiana y madre de cuatro niños. A través de un correo electrónico, ella le escribió al magnate para solicitarle una donación para la campaña de refrendo.

Quiero tener el derecho de casarme con el amor de mi vida y permitirle a mis hijos y nietos saber que su familia es reconocida como una familia 'real'. Necesitamos el apoyo de personas heterosexuales. Para ser muy franca, necesitamos la ayuda de personas heterosexuales con dinero, que se preocupen por nosotros y que nos ayuden a ganar.

Cast solicitó una donación por 100 mil dólares, una cantidad similar a la que han aportado otros empresarios como Bill Gates y Steve Ballmer, quienes desembolsaron dicho monto cada uno. Jennifer fue una de los primeros cientos de empleados de Amazon, por lo que su relación con Bezos era cercana. Ella abandonó la empresa en 2001, sin haberle mencionado en ningún momento su postura sobre el matrimonio igualitario. "Siempre habíamos hablado del negocio. Nunca hablábamos de nuestras vidas", dijo en una entrevista.

No es raro que las empresas del mundo tecnológico asuman una postura respecto a esta clase de temas. El ejemplo más claro es la campaña "It gets better", diseñada para prevenir el suicidio entre jóvenes LGBT. Entre las compañías afiliadas a dicho proyecto, se encuentran Apple, Google, Disney, Dreamworks y Nokia. Con su donativo, Amazon también se coloca dentro de la lista de empresas que apoyan la defensa de los derechos de dicha comunidad.

Claro está que, como todo, no se trata sólo de una historia romántica. Si bien es loable la donación de Bezos (con su apoyo doblaron la cantidad de aportaciones que tenían, para llegar a 5 millones de dólares), también tiene un trasfondo comercial. Hace un par de años, Amazon recibió críticas duras por colocar los libros con temática LGBT como parte de su catálogo "para adultos". Más allá de la lucha por los derechos, las marcas saben que no pueden descuidar a los homosexuales como nicho de mercado (si no, que le pregunten a DC Comics). Para muestra, un botón: Target, otra de las grandes cadenas de tiendas en Estados Unidos, se ha esforzado para ganar adeptos con otra campaña a favor del matrimonio igualitario.

Al final, enteramente altruista o no, la acción de Bezos es destacable. En Washington, el matrimonio entre parejas del mismo sexo había sido aprobado; sin embargo, la oposición juntó el número de firmas suficiente para someter la decisión a un referéndum popular. La votación se hará en noviembre.