Administrado a cuatro monos 24 horas después de haber sido expuestos al virus del Ébola, los primates fueron curados sin efectos secundarios. Un increíble avance que podría resultar como tratamiento similar en humanos con la enfermedad.

La noticia ha sido publicada en la revista Nature y tiene a los investigadores del National Microbiology Laboratory en Canadá como principales autores.

ZMAb es el nombre del compuesto que se le administró a cuatro monos macacos infectados con el virus Zaire, la cepa más mortífera del Ébola, y una de las lacras y azote para los habitantes que viven en la República Democrática del Congo y Gabón.

Tres anticuerpos que fueron dados a dos monos a las 24 horas de haberse infectado y a los otros dos 48 horas después de la infección. Los cuatro sobrevivieron sin ningún tipo de fecho secundario mientras que un quinto mono que no se trató falleció a los cinco días de la infección.

¿Y cómo funciona? Al parecer, ZMAb contiene tres anticuerpos que disminuyen la tasa de replicación del virus en el mono infectado hasta que su propio sistema inmune es capaz de terminar el trabajo. Los anticuerpos se obtuvieron a partir de ratones que fueron previamente vacunados con fragmentos del virus.

Los anticuerpos atacan y neutralizan una glicoproteína en la superficie del virus que le permite entrar e infectar las células. El "cóctel" contiene por tanto unos anticuerpos múltiples que se dirigen individualmente a varios puntos de la glicoproteína, lo que hace que el virus no pueda resistir el ataque.

A partir de aquí los investigadores hablan de un desarrollo de anticuerpos más potente bajo el nombre de Defyrus, un compuesto que junto a estos anticuerpos se espera que funcione en conjunto con una terapia de genes antivirales. Defyrus se espera probar en una primera fase con humanos a partir del 2014.