"X-Men: First Class" fue una grata sorpresa para los amantes del cómic. Sin tanto relumbrón como las cintas producidas por Marvel Studios, brindó un resultado agradable para los fanáticos de los superhéroes. Por supuesto, si una historia es exitosa en el cine, lo lógico es que la franquicia se explote hasta que ya no dé más de sí (y una vez terminada, hay que hacerle un reboot). Así, la secuela de "X-Men: First Class" ya está programada para llegar a la pantalla grande para julio de 2014.

Por ahora, hay pocas noticias confirmadas sobre la producción. Se sabe que la silla del director será ocupada nuevamente por Matthew Vaughn, quien también fue responsable de Kick-Ass. En el elenco, sólo Jennifer Lawrence está confirmada; ella tendrá un par de años muy ocupados con las dos cintas restantes de la trilogía de "The Hunger Games". En el guión, repite Jane Goldman y se suma Simon Kinberg (X-Men: The Last Stand). Por lo menos, los nombres nos sugieren que habrá bastante continuidad en el equipo que realizó el filme original.

Sobre la historia, hay una pista importante: la productora (20th Century Fox) ha registrado ante la MPAA el título de "Days of Future Past", lo que sugiere que la cinta se distribuirá con ese nombre. Para quienes no estén familiarizados con ese nombre, se trata del título de uno de los arcos más representativos de los X-Men. Otra pista es que Matthew Vaughn ha dicho que está interesado en que la secuela inicie con el asesinato del presidente John F. Kennedy. En "Days of Future Past", los acontecimientos se desatan tras el homicidio del senador Robert Kelly. ¿Será que Vaughn adaptará el cómic con un referente histórico de mayor peso?

"Days of Future Past" es una historia publicada en 1981 en "Uncanny X-Men". En el cómic, la mente de Kitty Pride (Shadowcat) viaja desde un futuro distópico para poseer a su versión actual y advertirle a los X-Men sobre los acontecimientos. Esta línea temporal se desata tras el asesinado del senador Kelly a manos de la Hermandad de Mutantes, encabezada por Mystique. En este futuro alterno, los Centinelas controlan Estados Unidos, mientras que los mutantes son encarcelados en campos de concentración. Como curiosidad, este futuro tenía lugar en el año 2013.

Esta historia es considerada una de las más emblemáticas de Marvel (en una encuesta de 2001, los lectores la consideraron como vigésimo quinta mejor de la casa editorial). Por su popularidad, no sería extraño que Vaughn decidiera llevarla al cine. Claro, supondría que veríamos a Kitty Pride en el papel central (¡que vuelva Ellen Page!); o en su defecto, darle el protagonismo a otro personaje. En lo que llega, los invito a que lean el cómic (primera y segunda parte) en el archivo digital de Marvel.