Fue presentado hace un rato en el E3 de este año y aún a estas horas los gamers piden saber algo más del juego. Ubisoft mostró casi al final de la conferencia una demo jugable de Watch Dogs, una obra que evoca claramente a los títulos de RockStar, aunque en este caso y de manera sorprendente, elevando el nivel gráfico a cotas jamás vistas.

Watch Dogs ha sido presentado como una obra totalmente abierta, un sandbox que recuerda a la saga GTA con un nivel de realismo sorprendente.

Una aventura de corte futurista donde el protagonista es Aiden Pearce, una especie de anti-héroe, un hacker con la capacidad de entrar en la red a través de un dispositivo móvil y acceder a la "huella digital" emitida por cada ciudadano. Pearce tendrá la capacidad de saber la edad, probabilidad de violencia, enfermedades o antecedentes penales que pudiera tener cada individuo.

Como vemos en el vídeo también podrá controlar los semáforos, trenes, móviles o prácticamente cualquier aspecto del mundo que se encuentre "conectado". Una idea que puede recordarnos por su atmósfera a Blade Runner o Minority Report con una calidad gráfica imponente.

Las imágenes muestran un acabado gráfico nunca visto aunque también se incluyen escenas espectaculares que recuerdan el estilo proyectado en títulos como Max Payne (hace uso de la Bullet Time).

Poco más sabemos a estas horas. Sin fecha ni plataforma específica todavía (se especula que podría ser lanzado para la próxima generación de consolas), Watch Dogs lleva en desarrollo más de dos años por un equipo formado por veteranos de franquicias como Assasins Creed, Rainbow 6 o Far Cry. Una demo que nos ha dejado a todos con la boca abierta.