El uso de drones, los aviones no tripulados, ha obligado al gobierno de Estados Unidos ha encontrarse en el proceso de reescribir las regulaciones sobre privacidad ciudadana y aplicación de la ley sobre este tipo de tecnología en el cielo. Una serie de regulaciones que ayudarían a evitar situaciones como la que ahora mismo podría estar produciéndose.

Según cuenta la cadena CBS, con la normativa vigente es posible que los aviones no tripulados de la Fuerza Aérea recopilen información en suelo estadounidense sin una orden judicial.

Y es que técnicamente a la Fuerza Aérea no se le permite la vigilancia con drones en espacio aéreo de Estados Unidos en la mayoría de circunstancias. En tal caso podrían hacer uso de ellas en situaciones derivadas de la lucha contra inteligencia extranjera, guerra contra el narcotráfico o contra el terrorismo. Ahora bien, si en el proceso de llevar a cabo una misión, un drone captura información "extra", ésta no sería eliminada inmediatamente.

La alarma surge porque los datos recogidos por los aviones no tripulados de forma accidental, en virtud de las directrices, pueden mantener la información durante tres meses además de poder "entregar la misma a otros departamentos de Defensa o agencias del gobierno".

Es decir, que si la Fuerza Aérea captura accidentalmente información sobre los ciudadanos, ésta podría terminar en manos de la policía o agencias derivadas. Una situación que hasta que no sea regulada por ley, podría estar siendo mal utilizada y nadie podría hacer algo por evitarlo.