Dinamarca ha dado un paso al frente en lo que se refiere a la lucha por la infracción en el intercambio de archivos. Si en Europa y resto del mundo parecen instaurarse regulaciones tipo "three strikes" o Hadopi, donde se persigue al usuario con advertencias y penas, el país abandona la idea centrándose en una nueva iniciativa. "Pirate Package" impulsará el desarrolló de la innovación con iniciativas legales y debates entre todas las partes, incluyendo a los propios usuarios.

Y es que tras varios años donde el gobierno ha buscado la mejor solución a la mal llamada piratería, el gobierno actual anunciará una nueva estrategia contra el uso del intercambio de archivos no autorizado.

Un modelo bajo el título de "Pirate Package" que tira la anterior propuesta, el llamado "modelo a la carta" con el que se pretendía enviar una serie de advertencias a los usuarios con posteriores penalizaciones.

La nueva iniciativa contra la "piratería" busca promover el desarrollo y la creación de ofertas legales. Una propuesta que constaría de varios apartados:

El primero sería el denominado Foro de Innovación. Se trata de una plataforma que ofrecerá un diálogo y apoyará la innovación a todos aquellos que busquen crear y desarrollar modelos de negocio digitales en diferentes campos creativos.

Según el gobierno:

El propósito de este foro ayudará a crear una base para una futura colaboración entre las industrias y todos los protagonistas con el objetivo común de garantizar que los consumidores tengan igualdad y fácil acceso de tantos contenidos creativos como sea posible.

Otro de los apartados sería el denominado como "educación de los consumidores". En este caso el ministerio de Cultura se unirá a la industria de las telecomunicaciones, los titulares de derechos y el Consejo de Consumidores para poner en marcha un proyecto de sensibilización conjunta, un espacio para informar a los consumidores donde también se promoverá los servicios legales de aquellos que no lo son.

Además, según ha contado el ministerio, uno de los problemas en el consumo de "piratería" de música y películas es que el público no entiende el significado y las consecuencias de estas acciones. Se propone por tanto que los titulares de derechos intervengan sobre las masas con un amplio debate:

Los titulares de derechos han declarado que tomarán la iniciativa creando grupos de trabajo informativos que, de manera pro-activa, se comunicarán con los usuarios tanto en las plataformas como en los foros pertinentes.

Este punto significa que los titulares de derecho tratarán de crear un debate y un diálogo público en todas las plataformas (como pueden ser BiTtorrent) para intercambiar opiniones.

Los ISP promoverán en las facturas de sus clientes avisos sobre el buen uso de medios legales sobre las plataformas "piratas".

Por último, existirá un código de conducta, un acuerdo al que habrían llegado los proveedores y los titulares de derechos sobre la censura de los sitios. En el mismo se habla de que si los titulares quieren bloquear un sitio, tendrán que emprender acciones legales contra un proveedor de Internet. Los proveedores aceptan que lo que decida el tribunal será el resultado final.

Un último punto controvertido, ya que todo dependerá de un tribunal y su "juicio" sobre cada caso. El código de conducta al que se ha llegado elimina la posibilidad a que un proveedor se niegue a bloquear un sitio.

En cualquier caso, el paso dado por Dinamarca podríamos considerarlo de pionero, eliminando las cartas o avisos y buscando soluciones alternativas donde se promueve la innovación y el feedback entre todas las partes.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.