Enrique Peña Nieto

Si hacemos caso a las encuestas (y no estoy del todo seguro que deberíamos…), Enrique Peña Nieto probablemente se convierta en el próximo presidente de México, lo cual en mi opinión, será una especie de suicidio masivo democrático que devolverá el país al reinado del PRI, ese partido que estuvo 70 años en el gobierno, que se encargó de llevarlo a un estado económico, político y sobre todo social tremendamente deplorable.

Viví diez años en México de los cuales tres fueron bajo un gobierno del PRI. Fui testigo de cómo el final de esos 70 años de gobierno del partido la sociedad mexicana enfrentó un gran cambio. Para bien.

La transición a la verdadera democracia en México ha sido larga, tortuosa y sobre todo complicada. Permitir el regreso del PRI es abrir la puerta a un pasado el cual no debe de volver.

Por eso he escrito estas 5 razones por las cuales este 1 de julio no debes votar por Enrique Peña Nieto:

1.- Representa todo lo viejo y caduco de la política mexicana

¿70 años de gobierno del PRI no fueron suficientes para entender que no debe volver esa dictadura perfecta llena de corrupción hasta los más altos niveles? ¿Donde la libertad de expresión era sinónimo de sangre y matanza, donde hasta las elecciones, sexenio tras sexenio eran amañadas?

Enrique Peña Nieto ha demostrado que en el PRI nada ha cambiado, que siguen siendo los mismos de siempre, esos que México desterró con el voto en el año 2000. Este candidato intenta ganarse la presidencia con palabras bonitas que carecen de sustancia o valor, con discursos pomposos para marear al personal y los métodos sucios habituales para ganar votos.

2.- Su campaña está basada en dos grandes pilares: la compra de votos y el miedo, incertidumbre, duda

El PRI no cambia y Peña Nieto tampoco. Las prácticas para comprar votos y las técnicas FUD (Miedo, Incertidumbre, Duda) con respecto a otros candidatos, al posible estado del país si ellos no ganan y a las consecuencias de no votar por ellos se vuelven patentes gracias a internet.

El PRI al poder tan solo conoció los inicios del internet, cuando era inofensiva. Cuando lejos de hacerle daño era ignorado. 12 años más tarde se ha convertido en un vehículo de denuncia que pone en evidencia sus verdaderas prácticas.

¿La reacción? Lejos de intentar crear transparencia, nutrir nuevos talentos, renovarse y ofrecer un verdadero candidato que realmente esté preocupado por el futuro de México, han creado un títere digno de una telenovela de Televisa de los ochentas, que repite hasta el cansancio los mismos diálogos vacíos.

Y en una tremenda demostración de soberbia pretenden controlar la opinión pública por medio del internet y las redes sociales. Bots, amenazas en Twitter, manipulación de trending topics o forzar encuestas online son el pan de cada día en la maquinaria propagandística de Peña Nieto.

3.- Le dio la espalda a los jóvenes

Uno de los mayores valores que tiene México es su inmensa población jóven al igual que el resto de Latinoamérica. Enrique Peña Nieto le ha dado la espalda una y otra vez a la opinión pública jóven del país.

Ejemplos hay muchos y los conocemos al detalle: su nefasta presencia en la Universidad Iberoamericana, su reacción al movimiento #YoSoy132, el ignorar las marchas hechas en su contra, hasta la falta de acciones honestas para reconciliarse con los jóvenes y posiblemente el peor de todos: no asistir al debate organizado por dicho movimiento.

4.- Él, su equipo de campaña y su partido trata a los mexicanos como tontos

¿Cómo podemos confiar en un candidato que construyó su popularidad, fama y posible victoria por medio de un detallado plan de mercadotecnia? ¿Que usa a los medios de comunicación tradicionales por medio de pagos y favores para mantener una altísima cobertura mediática con tintes positivos por medio del cual minimiza críticas y maximiza la imagen de niño bonito?

Eso es tratar a los mexicanos como tontos. Un político es mucho más que una imagen, y un candidato a presidente debe ser un líder, no un panfleto publicitario en si mismo.

5.- Desconocemos al verdadero Peña Nieto

Una gran cantidad de decisiones de la gestión como gobernador del estado de Mexico fueron hechas a partir de estudios de imagen. Su matrimonio, su vestimenta, sus palabras, su bronceado, peinado, su campaña y prácticamente todo aquello que transmite está basado en estudios de marketing e imagen para ajustarse a las preferencias de un gran sector de la población mexicana.

Este no es un actor de telenovelas, este es el posible próximo presidente de México, de quien deberían primar sus propuestas para mejorar el país y sus ideales políticos.

Al verdadero Peña Nieto es dificilísimo decifrar, ver detrás de la maquinaria marketóloga formada a su alrededor. Es imposible determinar quién es realmente.

Lo que sí se, es que una persona que necesita tantas máscaras esconde algo muy grande, puede ser falta de determinación para gobernar, el hecho que es un simple títere o un juguete de su partido para volver al poder, sea como sea.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.