¿Así o más clara la división entre TV Azteca y el gobierno mexicano? Hace unas semanas, Ricardo Salinas Pliego, dueño de la televisora, declinó emitir el debate presidencial coordinado por el Instituto Federal Electoral, poniendo como pretexto el rating de un partido de fútbol. Hoy, la cadena vuelve a protagonizar un enfrentamiento con la ley, al darse a conocer que busca un amparo que les permita no transmitir las campañas sociales del gobierno federal.

En México, el espacio radioeléctrico está bajo poder del Estado, quien otorga concesiones a particulares (en este caso, Televisa y TV Azteca) para que realicen explotación comercial. En retribución, la ley exige un porcentaje determinado del tiempo aire para emitir diferentes contenidos. Sin embargo, para TV Azteca, esta cesión de espacio representa "una imposición de trabajos forzosos" (?) y "una violación a los tratados internacionales".

Por esta razón, desde octubre de 2011, TV Azteca ha promovido un amparo para no pasar los contenidos del gobierno; en específico, campañas de salud. En su reclamo, TV Azteca también indica que la Secretaría de Gobernación (encargada de promover la emisión de dichos contenidos) viola convenidos de la Organización Internacional del Trabajo; así como señalar que se les inhibe el derecho a la libertad de desarrollo económico y acusan un trato desigual. La televisora se ha respaldado en la reforma al primer artículo de la Constitución para incumplir con su obligación. De acuerdo con el amparo:

Al obligarse a la quejosa a la prestación de un trabajo personal sin la justa retribución y sin su pleno consentimiento, bajo la justificación de observar dicha reglamentación y el otorgamiento de la concesión correspondiente, se actualiza evidentemente la aplicación de un trabajo forzoso, gratuito u obligatorio en su contra.

Resulta increíble el grado de cinismo de TV Azteca para deslindarse de sus responsabilidades. Es claro que para Ricardo Salinas Pliego, el dinero es quien manda, a pesar de que la ley especifique que el espectro radioeléctrico también debe utilizado para fines de promoción social. Lo peor es que se interpreta la legislación de una manera perversa, tratando de sacar el beneficio máximo a sus intereses particulares. Por fortuna, los jueces han negado el amparo a la televisora, aunque no dudo que Azteca siga intentando darle la vuelta a la ley con tal de no cumplir.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.