El día de ayer, la fiscal Felisa Krasucki solicitó al juez Eduardo Daffis Nikison que los responsables de Taringa -Matías Botbol, Hermán Botbol y Alberto Nakayama-, sean enviados a juicio oral. En mayo de 2011, la justicia argentina determinó que los dueños del sitio serían procesados por violar las leyes de propiedad intelectual, por lo que deberían pagar cerca de 50 mil dólares.

En dicho fallo, se sostenía que, pese a que los dueños no tiene control sobre los enlaces a descargas que se publican en Taringa, son considerados como "al menos partícipes necesarios de la maniobra y además claros conocedores de su ilicitud". Así, a pesar de funcionar sólo como intermediarios, la fiscalía determinó proceder debido a que los dueños y el sitio tienen domicilio en Argentina.

La demanda se fue a la Cámara Nacional de Casación Penal, donde se ha deliberado por meses el caso. Los dueños de Taringa han desmentido que vayan a juicio oral, pues aunque ya se hizo pública la solicitud de la fiscal Krasucki, resta que la Cámara tome la decisión de aceptar dicha petición. Aquí el texto íntegro del comunicado:

Con relación a las noticias aparecidas en algunos medios, informamos que se trata del mismo proceso judicial que ya fue informado durante el año pasado.

Aún la Cámara Nacional de Casación Penal no ha definido si el hecho investigado constituye delito alguno.

Informamos que la única novedad es que en el día hoy la fiscal de instrucción Felisa Krasucki solicitó al juez Eduardo Daffis Niklison el envío a juicio oral, esta acción se encuadra dentro del marco judicial natural y normal de cualquier proceso legal, esto no significa que se determinó el juicio oral, esta es una decisión que debe tomar la Cámara Nacional de Casación Penal y aún se encuentra pendiente.

Siempre hemos estado a disposición de la justicia, seguiremos haciéndolo en cualquier nueva instancia del proceso.

Somos un medio que brinda a millones de personas la posibilidad de compartir, expresarse, aprender, y divertirse libremente. Solicitamos a los medios de comunicación que sean prudentes, éticos y responsables a la hora de informar ya que la falta de investigación y desconocimiento en temas legales generan errores que ponen en riesgo la libertad de Taringa!

El caso de Taringa resulta crucial para la legislación argentina, pues es el primero sostenido por violaciones de propiedad intelectual por parte de intermediarios. Hace tiempo que Taringa estaba en la mira -incluso, en la lista de sitios censurados por la Ley Sinde en España-, por lo que este anuncio es un paso más en un caso que sentará un precedente para América Latina sobre copyright y descargas. Por ahora, estamos a la respuesta de Casación Penal, quien determinará en última instancia si procede el juicio oral y bajo qué figura legal.