El vídeo es una recreación de la fotografía obtenida por el satélite ruso Elektro-L. Estamos ante la imagen de mayor resolución jamás tomada al planeta. Una foto que supera a la famosa Blue Marble ocupando 121 megapíxeles.

Para que nos hagamos una idea de la fotografía original, cada píxel equivaldría a casi 1 kilómetro. Todo gracias al satélite ruso que se encuentra en órbita geostacionaria, el cual envía imágenes cada 30 minutos por una conexión con el control de tierra de ancho de banda de entre 2,5 y 16,3 Megabits por segundo.

Una fotografía que nos muestra el planeta con un detalle y color nunca visto antes. Para tomar la foto, los científicos del satélite mezclaron cuatro tipos de longitudes de onda de luz, tres visibles y una infrarroja, con el fin de captar la multitud de colores.

Posiblemente la foto más impresionante y fascinante que jamás se haya realizado del planeta Tierra.