Carmaggedon reincarnation

La saga Carmageddon fue una serie de videojuegos lanzados entre 1997 y el año 2000 que causaron un gran impacto en los medios de la época. ¿El motivo? Si bien los juegos tenían como argumento principal una carrera de coches, los jugadores tenían total libertad de acción y además de poder dejar fuera de combate a sus oponentes podían obtener puntos extra al atropellar a los peatones de las calles por las que transitaban las carreras y arremeter contra cualquier cosa que se cruzase en su camino. Las críticas que se publicaron en muchos medios no hicieron más que aumentar el interés y catapultar el juego a los primeros puestos de ventas pero por razones que nunca llegaron a quedar claras, se canceló el desarrollo de un cuarto título. Doce años más tarde del lanzamiento de Carmageddon 3 "TDR 2000", la saga podría volver a la vida gracias al crowdfunding puesto que Stainless Games, una compañía desarrolladora de videojuegos, ha lanzado un proyecto en KickStarter con el espera encontrar financiación para sufragar el proyecto.

Carmageddon: Reincarnation que es como se llamará el nuevo título de la saga tiene un presupuesto estimado de 400.000 dólares que se esperan recaudar a través de KickStarter en una campaña de crowdfunding que se abrió hace apenas 2 días y en la que ya han participado 4.677 personas aportando 162.993 dólares. ¿Y por qué basarse en el crowdfunding para desarrollar un videojuego que tradicionalmente ha tenido tanto éxito? La respuesta es sencilla: independencia.

Obtener la financiación a través de Kickstarter implica que mantendremos un control total del proyecto y podremos desarrollar el juego que todo el mundo quiere jugar, es decir, sin inversores malvados o distribuidores que nos digan que no podemos pasar el coche por encima de una anciana o prenderle fuego a una vaca

Para incentivar a los contribuidores, el equipo de Stainless Games brindará un pequeño homenaje a las personas que realicen donaciones a la causa puesto que una donación de 15 dólares asegura la descarga gratuita del juego en cuanto éste se lance al mercado, además de otros incentivos y premios en base a la aportación que se realice. En el caso de donaciones más elevadas (en torno a 1.000 dólares), los donantes tendrán la posibilidad de aparecer en el juego y, lógicamente, ser víctima de alguno de los corredores, un premio de lo más peculiar.

La verdad es que es una curiosa forma de obtener financiación para este proyecto de desarrollo, sobre todo si echamos la vista atrás y recordamos algunos de los "recortes" que tuvieron que hacer los desarrolladores del juego para salvar la censura, por ejemplo, cambiar los peatones por zombies. La financiación colectiva, es decir, el crowdfunding se está haciendo cada vez más popular como fuente de financiación alternativa frente a las cada vez más escasas oportunidades de encontrar inversores tradicionales, sobre todo ante la actual situación de crisis económica y, de hecho, no es el primer videojuego que se financia de esta manera.

Va a ser bastante curioso volver a jugar al Carmageddon.