Una lesión en la columna vertebral puede llegar a provocar daños en la médula espinal que pueden provocar parálisis (tetraplejia, cuadriplejia o paraplejia) o pérdida de la movilidad. Volver a restituir la movilidad a personas que sufren este tipo de parálisis vinculadas a este tipo de lesiones, es objetivo muchas investigaciones en las que se trabaja en el campo de biología o de la robótica (por ejemplo desarrollando exoesqueletos o soportes robóticos). Una lesión de médula espinal podríamos asimilarla al corte de un gran cable troncal al que llegan nervios, por ejemplo, procedentes de nuestras extremidades y al producirse este corte, nuestro cerebro pierde la conexión con éstas y no puede enviarles órdenes. La Universidad de Washington ha realizado un gran avance en este sentido y ha sido capaz de "volver a conectar" el circuito de una persona cuya mano estaba paralizada, logrando que recupere la movilidad de su mano.

En el año 2008, el paciente (que tiene 71 años) sufrió un accidente de coche que le produjo una lesión en el cuello sufriendo una parálisis de cintura para abajo y la pérdida de movilidad en sus manos. Si bien podía mover sus brazos, no podía controlar bien sus manos y era incapaz de agarrar o sujetar algo con la fuerza necesaria. Retomando la analogía del circuito, los "cables", es decir, los nervios de la mano, no estaban dañados pero sí la conexión con la "red troncal" pero, algo más arriba, los nervios del brazo sí que estaban accesibles y tenían conexión directa a la médula espinal.

Teniendo en cuenta que seguía existiendo "conectividad", el equipo de la Universidad de Washington liderado por la profesora de cirugía plástica y reconstructiva Ida Fox, vieron en este caso una oportunidad para aplicar "un puente" y restablecer el circuito para restaurar la movilidad de la mano del paciente, algo que realizaron tras conectar los nervios de la mano a un grupo que sí tuviese conectividad y así poder restituir la conexión (los que controlaban el movimiento del brazo).

Lo que hemos hecho es coger el circuito y restablecer la conexión con el cerebro

La técnica es bastante novedosa y, desde luego, abre una puerta a la esperanza de muchas personas que sufren algún tipo de parálisis y que, quizás, con el tiempo puedan recuperar parte de la movilidad perdida. Aún así, este bypass artificial no garantiza que el movimiento que se consiga en las extremidades sea idéntico al natural, puesto que se ha alterado el circuito en parte, pero con algo de rehabilitación y aprendizaje, el paciente podría aprender a controlar su mano.

De hecho, tras 8 meses de rehabilitación, el paciente es capaz de mover varios de los dedos de su mano y ha vuelto a escribir, aunque de manera muy rudimentaria. De todas formas, con un poco más de trabajo, los médicos esperan que la movilidad del paciente vaya mejorando y, por tanto, vaya ganando en autonomía.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.