Desde hace algunas semanas he estado probando el servicio de fibra óptica de Movistar en España. La gran novedad de esta oferta es que a diferencia de otros proveedores de acceso a internet como ONO, usa tecnología FTTH (Fiber To The Home) que significa que un cable de fibra óptica llega hasta la casa y se conecta directamente a uno de los aparatos que se encargan de distribuir el acceso a internet a nuestros dispositivos.

¿Cuál es la importancia y las ventajas del uso de FTTH?

  1. El ancho de banda soportado por la fibra óptica es inmensamente mayor al del ADSL, ADSL2 o VDSL.
  2. Aunque la inversión inicial es mayor, a largo plazo resulta sumamente cómodo como infraestructura porque no hace falta el uso de repetidoras para despliegues de larga distancia (cosa que sucede cuando se trata del ADSL).
  3. Es fácil de instalar.
  4. Conexiones mucho más estables.

En términos simples: la velocidad ya no depende de la distancia entre la casa y la centralita. Cambiando por completo el panorama de oferta de acceso a internet en las zonas y las ciudades donde se está ofreciendo. La compañía está apostando fuertemente por esta tecnología y durante 2012 está "cableando" todo Madrid y todo Barcelona, al menos. No me resulta extraño ver a técnicos de Telefónica instalando fibra cuando camino por Madrid. Movistar ofrece una herramienta donde se puede consultar si tu vivienda ya tiene cobertura FTTH.

En mi caso Movistar ha puesto una línea de 100 megas para descarga y 10 megas para subida. Me gustaría contar la experiencia desde la instalación hasta el uso del día a día.

Instalación

Dicen que la verdadera imagen de una empresa (por encima de la publicidad, de la imagen corporativa, de la calidad de servicios) está en quienes dan el servicio al cliente y no podría estar más de acuerdo. Puedo tener la mejor conexión de internet del mundo, pero si la persona que me instala la fibra me da un mal servicio, pocas cosas buenas diré de la operadora telefónica.

Afortunadamente la persona que hizo la instalación fue bastante correcta. El tiempo fue de aproximadamente dos horas, desde que entró por la puerta y se identificó hasta que se retiró. Gran parte de esas dos horas se usó para pruebas y mediciones más que para la instalación física del equipo y el despliegue del cable de fibra hasta mi piso en Madrid.

Telefónica instaló dos aparatos:

  1. Un ONT (Optical Network Terminal) de Huawei encargado convertir las señales de luz en señales eléctricas para enviárselas al router. La línea telefónica se conecta a este aparato, ya que es VoIP.
  2. Un router Comtrend que hace la negociación de conexión y la reparte vía Wi-Fi (802.11 a/b/g/n) y cuatro puertos Ethernet (Gigabit, de hecho).

Desempeño

La conexión es realmente una maravilla. No tengo otra forma de describirlo. Se "siente" tener una conexión con ese tipo de infraestructura. Especialmente en la calidad de conexión. Cuando probé los 50 megas de ONO quedé bastante impresionado, pero los 100 megas de Telefónica honestamente en en general funcionan mejor. En su mayoría, hay aspectos y detalles en los que ONO sigue haciéndolo mejor (más adelante en mi reseña lo detallo).

Probablemente la mejor forma de explicar la calidad de conexión que tengo es montando en mi ordenador uno de los volúmenes de alguno de los servidores de Hipertextual. Abrir y guardar documentos es tan rápido como si la máquina estuviera a menos de 2 metros en mi red local. Es como si fuera un disco duro conectado vía USB. ¿Por qué? Esta captura de pantalla probablemente lo explique mejor:

Con tiempos tan bajos de entre 3 y 10 milisegundos, a una máquina que está en Madrid, sí, pero a unos 15 kilómetros de distancia. Sorprendente.

En cuanto a velocidades máximas, tampoco decepciona. Alcanzar los 100 megas por segundo es difícil, encontrar servidores que soporten esa velocidad constante es difícil, pero realmente se aprovecha cuando estás descargando 5 o 6 cosas, subiendo 3 o 4 más, navegando por internet sin problema y de paso jugando Xbox Live sin una pizca de latencia.

Cuando se trata de tests de velocidad todos muestran velocidades altísimas pero un tanto diferentes, variando por el método en que me conecto (vía Wi-Fi o vía Ethernet), y el proveedor que uso. Algunos ejemplos:

Los routers, el talón de aquiles de la fibra de Movistar

Antes mencionaba que se instalaron dos aparatos, un ONT Huawei y un router Comtrend. Mientras que el primero funciona sin dar jamás problemas, el Comtrend resultó problemático. Cada dos días hacía falta reiniciarlo desconectándolo de la corriente. En algunos foros recomendaban re-configurarlo en "modo puente" (o monopuesto) y usar un router "neutro" de mejor calidad para que se encargue de establecer la conexión, el DHCP y el NAT.

Después de tener la mala fortuna de recibir un router problemático pedí a atención al cliente que lo cambie. Inmediatamente un técnico se puso en contacto conmigo para establecer una cita y reemplazarme el router. A cambio recibí un Teldat 1104-W. Al instalarlo el técnico me advirtió que este aparato aún está "en pruebas" y que algunos dispositivos como el Xbox 360 y el Playstation no obtendrán automáticamente IP, es decir, el servidor DHCP funciona mal. (Prometió una actualización de firmware que lo corrije en pocos días que no ha llegado).

El Teldat es tan malo que me hace extrañar el Comtrend. Una interfaz de configuración penosa, una gran de funciones básicas que cualquier otro router de menos de 50 dólares ofrece, tiempo de inicio de entre tres a cinco minutos y un funcionamiento tan penoso que estos últimos dos días he tenido que reiniciarlo cinco o seis veces.

Aquí es donde ONO gana sin duda alguna. La fibra, aunque no era FTTH, funcionaba con un router Cisco bueno con un firmware decente y bastante estable.

Sí, el Teldat es realmente penoso, y aunque me haga extrañar el Comtrend, este también tenía problemas y los dos son bastante complicados de configurar, sobre todo para usuarios que no tienen conocimientos técnicos.

Entonces, por mucho que se me ofrezca una conexión maravillosa a internet, al apostar por el uso de dispositivos tan baratos y de mala calidad, la experiencia se vuelve agridulce: sabes que tienes un servicio muy rápido pero es complicado poder aprovecharlo al 100% porque fallan demasiado.

Conclusión

8/10

Si Movistar tan solo se diera cuenta de lo mucho que ganarían gastando unos cuantos miles de euros más en adquirir routers de mejor calidad (y no al contratista que lo dio más barato), le daría un 9.

La calidad de conexión es excelente, el servicio de instalación fue bueno. Pero creo que Movistar también debería ofrecer en sus planes una mayor velocidad de subida o darme la opción a administrarlo en mis propios términos. Por ejemplo: Definir 20 megas de subida y 90 megas de bajada. O 30 megas de subida y 80 megas de bajada.

Por el momento y a espera que Movistar decida mejorar la calidad de los routers entregados a sus clientes, dejamos la calificación en un 8 sobre 10.

Foto: Richard González