Hace algunas semanas dedicamos unos minutos a hablar de Open Data como una iniciativa a seguir de cerca y que debería ser adoptada por las instituciones públicas para optimizar esfuerzos y, sobre todo, como modelo de transparencia. El Open Data consiste en reutilizar y compartir datos, por ejemplo, del sector público para que terceros puedan utilizarlos en sus aplicaciones o servicios o, incluso, que otras administraciones públicas pudieran utilizarlos con la idea de no duplicar esfuerzos y aplicando el concepto de que algo que ha sido recopilado gracias a los impuestos del ciudadano debe revertir en la ciudadanía. Precisamente, siguiendo este hilo conductor, en We the People, la plataforma de participación ciudada de la Casa Blanca, se ha publicado una propuesta muy interesante en la que se solicita que los artículos de investigación derivados de investigaciones sufragadas con fondos públicos deberían estar accesibles de manera libre y gratuita a través de Internet.

Muchas veces cuando hablamos de Open Data solemos mirar a datos estadísticos o cartográficos, sin embargo, el concepto es mucho más amplio y debería llegar a todo tipo de datos, incluyendo las investigaciones científicas. Por norma general, y salvo contadas excepciones, las investigaciones científicas materializan sus resultados y datos en artículos de investigación de revistas a las que se accede mediante suscripción o pagando por el acceso al artículo. De hecho, suele ser habitual que las bibliotecas de las universidades estén suscritas a estas revistas mediante inscripciones especiales que permiten a los usuarios de una red determinada acceder a estos recursos.

Este sistema, realmente, no tiene mucho sentido si hablamos de investigaciones que se han sufragado con fondos públicos ya que si han sido subvencionadas con el dinero de los ciudadanos, los resultados deberían estar accesibles al público de manera libre, sin necesidad de tener que pagar a una editorial por el acceso a éstos. Precisamente, esa es la propuesta que llegó la semana pasada a la plataforma de participación ciudadana de la Casa Blanca y que ya cuenta con más de 2.400 firmas de apoyo (aunque deben llegar a 25.000 para que sea tenida en cuenta, lo cual tampoco garantiza que se materialice en una iniciativa legislativa).

La petición solicita que los resultados de las investigaciones sufragadas con dinero público deberán estar accesibles a través de Internet en formatos que puedan ser tratados por humanos y por máquinas para que todo ese conocimiento revierta en estudiantes, docentes, emprendedores u otros investigadores, algo que, bajo mi punto de vista, tiene toda la lógica del mundo.

Me encantaría que esta iniciativa llegue a buen puerto aunque seguramente implique algunas cláusulas legales a la hora de otorgar una subvención para I+D para garantizar que los resultados pertenecen a la Administración (que podrá liberarlos) o bien, directamente, que son del dominio público porque podría sentar un interesante precedente que, quizás, sirva para que otras Administraciones Públicas rompan este hermetismo que tradicionalmente ha tenido la investigación científica y que deja el conocimiento científico en manos de terceros provocando que, por ejemplo, las Administraciones Públicas paguen 2 veces por los datos de las investigaciones (para generarlos y para consultarlos).

Eficiencia y transparencia, dos pilares sobre los que deberían sustentarse las Administraciones Públicas del siglo XXI.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.