Hace dos años un grupo de académicos exigieron a Barack Obama que rectificara su decisión de negociar ACTA como un acuerdo ejecutivo, esto debido a que la propiedad intelectual y el comercio internacional son temas que únicamente el Senado puede aprobar.

Por supuesto, la administración más transparente omitió la carta, continúo las negociaciones a través de la USTR y además declaró en más de una ocasión su deseo de concluír rápidamente el tratado.

Electronic Frontier Foundation solicitó un FOIA (solicitud de acceso a la información bajo el *Freedom of Infomation Act) que demuestra una seria anomalía (más) en el proceso de ACTA. Resulta que cada vez que se propone un tratado de esta naturaleza, es necesario iniciar un proceso llamado “Circular 175” en el cual se informa al Departamento de Estado para que el equipo legal evaluará las implicaciones del tratado antes de iniciar las negociaciones.

Basados en el tema de su solicitud, consultamos el tema con expertos de la Oficina del Consejero Legal. Estos oficiales nos informaron que nunca se expidieron memorándums de la Circular 175 para el Tratado Comercial Anti-Falsificación (ACTA). Los oficiales también informaron que la USTR se ha conducido este tema con el gobierno de los Estados Unidos.

Los documentos obtenidos por EFF confirman que este proceso fue omitido por la USTR, es decir, se fueron por la libre. Es necesario mencionar que en México, una de las principales razones por las cuales el Senado decidió rechazar la ratificación de ACTA fue por una irregularidad similar: de acuerdo a Ley de Tratados de Materia Económica era necesario informar al Senado de la intención de negociar ACTA, para que se evaluará su necesidad y beneficio, en caso de que existiera. No lo hicieron. En pocas palabras en ambos países se violaron leyes por parte de funcionarios públicos.

Por esta razón, el mismo grupo de académicos que pidió a Obama rectificará, se dirige ahora al Comité de Finanzas del Senado de Estados Unidos exigiendo que utilicen sus poderes constitucionales para garantizar que ACTA no sea implementada sin antes ser ratificada por este órgano legislativo.

La carta deja claro que ACTA no es constitucional en ese país:

La presente situación va más allá de los temas que cubre ACTA, es un asunto constitucional de separación de poderes. Si el Congreso permite que el poder ejecutivo clame que ACTA ha sido autorizada por medio de un lenguaje que claramente autoriza el acuerdo, se cederá un poder sin precedentes al ejecutivo.

La profesora Margot Kaminski de la Universidad de Yale, deja clara la responsabilidad de la USTR:

La USTR sabe que sí ACTA va al Congreso, existe el riesgo de sea enmendada o rechazada. La USTR continúa dando justificaciones inadecuadas para mantener al Congreso fuera.

El file-sharing y la cultura de la copia no le esta haciendo ni cosquillas a las arcas de dinero de la industria del entretenimiento y la cultura comercial. Pero su distorsionada y extremista visión de lo que significa la propiedad intelectual, lo único que esta logrando es corromper a todas y cada una de las instituciones involucradas en el fiasco qué ACTA es, para cumplir demandas absurdas que no corresponden a las expectativas y normas actuales de la sociedad.

Mientras tanto, en Europa, el día de ayer se celebró un taller en el Parlamento Europeo en relación a el ACTA y los derechos humanos. El representante de la Comisión Europea continúo defendiendo las negociaciones de ACTA, mientras La Quadrature du Net los pusó en el lugar que se merecen. El supervisor de Protección de Datos de la Unión Europea quien emitió una fuerte opinión contra ACTA hace unos días, la declaró además como ”una obra maestra de la ambigüedad”. El relator del Comité de Libertades Civiles (LIBE) anunció que su recomendación para la votación final en julio sera rechazar el tratado.

Por si fuera poco y para mi beneplácito, la nueva Ministra de Cultura de Francia -- Aurelié Filipetti -- al parecer no es muy fan de ACTA, de hecho, en su blog existe una entrada en la que apela a su rechazo en Europa.

Por cierto, hoy se celebra el Día de las telecomunicaciones y la Sociedad de la Información. La realidad es que no hay nada que celebrar, la sociedad de la información se encuentra bajo ataque constante de los monopolios intelectuales y de telecomunicaciones, gracias a la ayuda que los gobiernos les dan.

Cuando las políticas públicas y leyes relacionadas con el internet y la sociedad de la información sean creadas decente y democráticamente, habrá razón para celebrar. No antes.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.