Una de las grandes maravillas que podemos observar a través del time lapse es el avance en el tiempo de cualquier cosa. Hemos visto infinidad de obras relacionadas con el espacio y las estrellas o incluso obras arquitectónicas, su construcción o derrumbe. En este caso la obra adquiere una nueva dimensión. Es el avance en el tiempo de una hija desde su nacimiento a través de la cámara de su padre, el cineasta Frans Hofmeester.

Hofmeester nos regala en 2 minutos y 45 segundos el trabajo que le ha llevado los últimos 12 años de su vida. Desde el nacimiento de su hija Lotte hasta que cumplía esa edad, el hombre la ha filmado cientos de horas desde un mismo espacio.

El resultado final es una pequeña parte de las grabaciones reconstruidas todas en este time lapse fascinante. La cara, los dientes e incluso la sonrisa y la expresión de la joven Lotte se van modificando con el paso del tiempo hasta convertirse en una adolescente.

Una pieza increíble con la que Hofmeester vuelve a "retratar" a sus hijos. Su hijo Vince también fue filmado en otro time lapse similar con 9 años. Les dejo con su anterior obra.