La demanda del mago Teller al mago holandés Bakardy Gerard por "copiar" un truco ilusorio sitúa los pleitos legales en torno al copyright en una nueva "dimensión". De acabar con éxito el pleito, los derechos de autor no tendrían límites llegando a la ilusión y los trucos de magia.

Teller, la mitad del dúo de magos Penn and Teller, demandó a Bakardy por copiar una de sus ilusiones más famosas bajo el título de Shadows. Como vemos en el vídeo, se trata de una representación donde un foco de luz proyecta la sombra de una rosa sobre una pantalla blanca. Cuando Teller "corta" la sombra en la pantalla con un cuchillo, comienzan a caer pétalos de flores al suelo.

Bakardy vio realizar el truco a Teller en Las Vegas y desarrolló su propia versión, vendiendo luego un kit donde se incluía una rosa falsa, instrucciones y un DVD por un precio de 3.000 dólares. Para su promoción, Bakardy publicó un vídeo de la actuación en YouTube y varios anuncios en diferentes publicaciones.

Cuando Teller supo de Bakardy, el mago lo llamó para exigirle que dejara la representación y su venta. Teller llegó a ofrecerle comprar el truco de Bakardy pero no llegaron a ningún acuerdo, así que finalmente Teller demandó al mago holandés la semana pasada en un tribunal de Nevada.

Ahora tendrá que decidirse en los tribunales si un truco de magia tiene derechos de autor. Si hacemos caso a uno de los principios fundamentales de los derechos de autor, el copyright abarca la expresión de una idea pero no la idea en sí misma.

Si lo trasladamos al caso, supone que los elementos esenciales del truco --el concepto de la caída de los pétalos de rosa cuando se "corta" la sombra junto a los detalles técnicos de cómo se logra el efecto-- se encuentran fuera de los límites de protección de los derechos de autor.

Ahora bien, según cuenta el profesor en derecho James Grimmelmann en Ars Technica, la ley de derechos de autor protege las obras coreográficas y las pantomimas. Por esta razón Teller podría ser capaz de reclamar la representación de Shadows protegida bajo esa categoría. Además, Teller la define como una "obra dramática".

Se apunta a que el caso pueda definirse a través de los pasos que utiliza Bakardy para su representación y las similitudes que pueda tener con Shadows. Aún así, Grimmelmann apunta que será difícil que Teller gane.

En el año 2007 se popularizó el trabajo de documentación del abogado Jacob Loshin. Un trabajo sobre el mundo de la magia y cómo los magos protegen sus trucos. En el mismo se mostraba cómo la ilusión y la magia se mantenía sin una protección referente a derechos de autor o leyes de patentes. En lugar de ello, la comunidad de magos obtienen beneficios de sus invenciones a través de normas sociales informales que fomentan al gremio para dar crédito al inventor original de un truco en particular. Ilusión y copyright, difícil tarea para los tribunales cuyo resultado podría abrir una nueva ventana en torno a los derechos de autor.