Este próximo 24 de abril el telescopio espacial Hubble cumplirá 22 años de servicio. Sin duda todo un hito que tanto la NASA como la ESA, las dos agencias espaciales detrás del proyecto, ya han comenzado a celebrarlo publicando la impresionante vista panorámica de 30 Doradus que abre este texto, una región de formación de estrellas muy activa también conocida por el nombre de Nebulosa de la Tarántula.

La instantánea, que abarca cerca de 650 años luz de diámetro, constituye uno de los mosaicos más grandes de todos los que se han hecho a partir de imágenes captadas por el Hubble. Concretamente está formado a base de fotografías tomadas con las cámaras Wide Field Camera 3 y Advanced Camera for Surveys del telescopio espacial, en combinación con otras capturas de la localización del telescopio terrestre MPG/ESO enclavado en Chile.

¿Por qué la NASA y la ESA han elegido crear una imagen especial de la Nebulosa de la Tarántula para celebrar el 22 cumpleaños del Hubble? Pues seguramente porque 30 Doradus es una nebulosa que destaca especialmente sobre el resto -y no son pocas las que se han descubierto- por varias razones.

La primera, porque es la región de formación de estrellas más grande y más prolífica que hemos hallado en nuestra galaxia. Y la segunda, porque se encuentra a una distancia lo suficientemente cerca de la Tierra -a 170.000 años luz en la Gran Nube de Magallanes- como para que el Hubble pueda resolver estrellas individuales dentro de ella. Eso, unido a su intenso brillo y densidad, convierten a la Nebulosa de la Tarántula en uno de los lugares del espacio que más información está proporcionando a los astrónomos sobre diversos fenómenos, especialmente respecto al nacimiento y la evolución de las estrellas.

Lo anterior queda claro con la panorámica. Si nos centramos en ella, vemos un gran número de diferentes tipos de estrellas y formaciones; desde astros en las primeras etapas de desarrollo envueltos en capullos de gas oscuro, hasta gigantes azules mucho más masivas que el Sol -suelen finalizar su vida como supernovas- cuya luz ultravioleta provoca que las nubes de gas que las rodean brillen fuerte.

Para que os hagáis una idea más clara de lo rica que es la nebulosa, sólo en el núcleo bautizado con el nombre de R136 que se ve en la parte central de la imagen, se calcula que hay más o menos 500.000 estrellas apiñadas en muy poco espacio y entre las mismas se encuentran las más pesadas detectadas en el Universo cercano (alguna tiene 100 veces la masa de nuestro Sol).

Si la imagen os ha gustado tanto como a mi y la queréis poner de fondo de pantalla, imprimirla en un póster o similares, está disponible a alta resolución. Además también hay disponible un “close-up” de imágenes características de la Nebulosa de la Tarántula y una tercera instantánea con anotaciones que identifican elementos importantes de la misma.