El financiamiento y la distribución son dos grandes problemas para el cine independiente. Conseguir dinero para una producción fílmica sin apoyo de un gran estudio es un dolor de cabeza -sobre todo, en América Latina-; y aún más complicado es lograr que las salas de cine abran espacios significativos para estas películas. El resultado es un círculo vicioso en el que la baja rentabilidad de algunos filmes frenan la producción, mientras que los cineastas acusan falta de apoyo por parte de los inversionistas. Al final, quien pierde es el espectador, ávido de contenidos diferentes pero con escasas posibilidades de hallarlos.

Internet ha logrado impulsar la distribución del cine independiente. Las descargas son el modelo más empleado para difundir películas que, de otro modo, serían imposible de ver en otros países -o en el mejor de los casos, habría que esperar meses para hacerlo-. Otros cineastas han apostado por alojar su trabajo en sitios personales o servicios como Indieflix u OpenFilm. Así mismo, la red también ha ayudado a redefinir el modelo de financiamiento mediante el pago directo del usuario, eliminando intermediarios en el proceso.

En este sentido, NuFlick es una opción emergente para apoyar al cine independiente en español. Se trata de una start-up mexicana surgida a mediados de 2011, la cual pretende apoyar los creadores en la distribución de sus filmes y la vinculación con los espectadores. El usuario puede mirar el catálogo de NuFlick, con la posibilidad de aportar dinero para el trabajo de los cineastas. En respuesta, el cinéfilo puede recibir recompensas por parte de los productores, como objetos usados en la película. Inicialmente, el catálogo es reducido, pero los contenidos se van desbloqueando conforme el usuario invita a otros a probar el servicio -un sistema de referidos, similar al de Dropbox-.

A menos de un año de vida, NuFlick ya ha llamado la atención a nivel regional. En marzo de 2012 fue considerado por PulsoStartup como uno de los 10 emprendimientos más prometedores en América Latina. Su fundadora y CEO, la mexicana Celeste North, fue señalada por Forbes como una de las mujeres emprendedoras tener en cuenta. También forma parte del fondo de financiamiento Mexican VC, del cual han recibido un apoyo de 20 mil dólares para crecimiento y operación.

Enhorabuena por iniciativas como NuFlick, las cuales confirman que los modelos de distribución en Internet son una opción viable para creadores y consumidores. Ante la reticencia de los grandes estudios, la red se ha posicionado como un excelente vehículo para el cine independiente, con alternativas que premian la justa retribución. NuFlick es un servicio esperanzador para el panorama mexicano -y de América Latina, en general-, donde la producción fílmica de autor tiene problemas de liquidez y difusión. ¡Más espacios como éste, por favor!