Hace no mucho, en febrero específicamente, el negociador de ACTA y Comisionado de Comercio Karel de Gucht, pedía al Parlamento Europeo que tomará una pronta decisión con respecto al ACTA. Unas semanas más tarde ante las impresionantes protestas en Europa contra el tratado, De Gucht decidió buscar legitimidad anunciando la remisión del texto a la Corte Europea de Justicia — algo a lo que la Comisión se había negado con anterioridad, a pesar de varios miembros del Parlamento lo habían sugerido antes.

La evaluación jurídica de ACTA no es más que un truco para retrasar el proceso parlamentario, ya que la opinión legal podría tomar un año en ser emitida por el Alto Tribunal. Existía la posibilidad de que el Parlamento Europeo también enviará a la Corte el tratado, pero hace una semana, afortunadamente se votó en contra de esta obstrucción y se decidió que el Parlamento continuaría con su proceso tal y como debe ser.

Karel De Gucht y la Comisión Europea, no tienen el apoyo ni de ciudadanos ni de representantes electos para continuar con la farsa de ACTA. Los únicos que lo apoyan son los monopolios intelectuales que se verían beneficiados con la implementación de este acuerdo. En un claro acto de desesperación, el comisionado ahora pide al Parlamento Europeo que retrase el voto de ACTA. Esto es democracia según De Gucht:

Estoy muy satisfecho de que ahora estemos un paso más adelante en asegurar la claridad de ACTA. Como lo dije cuando propuse esta acción a finales de febrero, creo que la Comisión Europea tiene la responsabilidad de ofrecer a nuestros representantes democraticamente electos y al público en general, la información más precisa y detallada que este disponible. La mayoría del criticismo al ACTA expresado por la gente en toda Europa se ha enfocado al daño potencial que podría tener en nuestros derechos fundamentales. La evaluación permitirá a la máxima corte europea clarificar independientemente la legalidad de este acuerdo.

El Relator de ACTA del Comité INTA del Parlamento Europeo, el MEP socialista David Martin, publicó hace unos días una editorial en donde afirma:

...hay un peligro real de que el texto intencionalmente vago (acerca) de protección, pueda tener peligrosas consecuencias si se aplica celosamente.

El único pequeño problema es la pregunta que la Comisión ha formulado a la Corte, no tiene que ver absolutamente nada con la forma en la cual ACTA puede ser implementada. La Corte no va indagar jurídicamente sobre los alcances e impacto de ACTA, ya que la pregunta -- que le tomó 40 días formular a la Comisión -- es simplemente:

¿Es el Acuerdo Comercial Anti-Falsificación compatible con los Tratados de la Unión Europea, en particular con la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea?

Lo que esta sucediendo es que Karel De Gucht esta usando a la Corte Europea de Justicia para legitimar un tratado que fue negociado a espaldas del interés público, por lo tanto, no es ni será aceptable en una sociedad que se dice democrática.

Foundation for a Free Information Infrastructure advirtió que esto sucedería desde hace unos meses:

Ahora la Comisión quiere pedir a la Corte una opinión acerca de ACTA. [..] La Corte tendrá que enfrentar la terrible tarea de apoyar este moribundo acuerdo, o de limitar el espacio político de la Unión.

Sí la Corte dice que la Unión es competente para aprobar ACTA, millones de personas menospreciaran a la Corte por esta decisión. La única institución con una reputación impecable, perderá su buen nombre.

Pero De Gucht lo ve más como un compromiso con el estado de derecho:

La Unión Europea esta fundada en el respeto al estado de derecho. Considerando que cientos de personas manifestaron sus preocupaciones en contra de ACTA, es apropiado que nuestro cuerpo judicial más independiente ofrezca su opinión legal de este acuerdo. Esta es una contribución para el público europeo y el debate democrático. Por lo tanto, espero que Parlamento Europeo respete a la Corte Europea de Justicia y esperen su opinión antes de determinar su posición acerca de ACTA.

Es insultante sugerir que el Parlamento faltaría el respeto a la Corte por no cumplir el capricho de la Comisión, al mismo tiempo que se pide descaradamente que detengan el proceso legislativo. La realidad es que están desesperados y con toda razón.

Para empezar, el 9 de Junio se planea una protesta mundial en contra de ACTA. La información al respecto la puedes encontrar en el sitio de European Digital Rights junto con las acciones inmediatas para trabajar con el Parlamento Europeo, que es la única institución que importa por el momento y quien tiene el poder de acabar con ACTA de una buena vez.

¿Tal vez en México deberían considerar participar en esta acción mundial?

En segundo lugar, una buena noticia. La relatora de ACTA del Comité Industria, Investigación y Energía del Parlamento Europeo, Amelia Andersdotter del Partido Pirata, ya tiene lista la recomendación para el Comité INTA (quienes formularán la recomendación final) y en la cual pide se niege su consentimiento al acuerdo. Las razones:

Notamos que la falsificación y la infracción al copyright y las marcas registradas están cubiertas por ACTA, pero crear un instrumento de protección one-size-fits-all no responde a los distintivos requisitos de cada sector, hay preocupación por la falta de definiciones clave en las terminologías en las que se basan los mecanismos de protección y vigilancia que utiliza ACTA, tememos que esto genere incertidumbre legal para las compañías europeas, en particular (pequeños y medianos negocios) --, usuarios de tecnología, plataformas en línea y proveedores de servicios de internet.

La recomendación además señala que las ambiciones de ACTA van en dirección contraria de la Agenda Digital Europea, que pretende a la región en el sector más innovador en internet y promover la neutralidad de la red. Por otra parte, reitera que la escala de infracciones a la propiedad intelectual en el acuerdo es inconsistente, incompleta insuficiente y dispersa y finalmente, expresa preocupación porque el tratado no asegura un balance justo entre los derechos de propiedad intelectual y la libertad para hacer negocios, el derecho a la protección de datos personales y la libertad de compartir y distribuir información, lo cual se estipula en un reciente fallo de la Corte Europea de Justicia.

Esta resolución será presentada el 24 de abril y votada el 8 de mayo.

Los otros Comités del Parlamento Europeo aún tienen que formular su opinión para fijar su posición y votar en verano: SI o NO a la adopción de ACTA. En Europa como en otras partes del mundo, el ataque a la sociedad en nombre del copyright no termina aquí: la versión 2.0 de la Directiva de Derechos de Propiedad Intelectual (IPRED) también esta dentro de los planes de la Comisión Europea, por lo que su triunfo o fracaso depende mucho de lo que suceda con ACTA. Más detalles del verano que se le viene encima a Europa, en el blog de Glyn Moody.

Por lo pronto, el MEP David Martin al parecer no esta contento con la petición de retrasar el voto del Parlamento:

De Gucht pidió al Parlamento ignorar a la opinión pública hace unos meses, que no le sorprenda a nadie que ahora el ignorado sea otro.

Imagen Tangi_Bertin