Una de las cosas que suele fastidiar más a un conductor es encontrarse con un monumental atasco de tráfico que le hace perder tiempo sin posibilidad de poder moverse. Si bien hay atascos que son inevitables, provocados en las "horas punta" en las que coinciden un alto número de vehículos en la misma vía, hay otro tipo de atascos que se deben a las malas prácticas de los conductores ya sea por vehículos mal estacionados o por malos hábitos a la hora de conducir (con grandes aceleradas y frenadas). Hoy en día existen distintas líneas de desarrollo de sistemas empotrados que buscan la disolución de los atascos de tráfico o, simplemente, evitar que se produzcan. Pensando, precisamente, en evitar que se produzca un embotellamiento debido a malos hábitos a la hora de conducir, Honda ha desarrollado un sistema que podría ayudar a evitar los atascos, reducir el consumo de combustible e, incluso, reducir accidentes mediante el análisis del entorno y la información al conductor.

Muchas veces, cuando circulamos, podemos toparnos con un embotellamiento simplemente porque alguien circula de manera mucho más lenta y los coches que le siguen han apurado al máximo la distancia de seguridad que los separa. Con la idea de evitar una frenada brusca que podría provocar una colisión en cadena en el peor de los casos y que normalmente se traduciría en una larga fila de coches que circulan lentamente, Honda junto al Research Center for Advanced Science and Technology de la Universidad de Tokio ha desarrollado un sistema que intenta predecir los atascos y contribuir, de manera proactiva, a evitar que se formen.

La idea toma como punto de partida el aviso al conductor mediante el análisis del tráfico y la velocidad a la que circula el conductor y el coche precedente. En base a esta información, el sistema calcula un patrón de aceleración que sea más o menos constante y que responda a las aceleraciones y frenadas que el conductor ha estado realizando. Ofreciendo al conductor un patrón de aceleración, éste se adaptará a la vía y el coche que le sigue mantendrá también una distancia de seguridad más o menos constante y también se adaptará a la vía.

Según el fabricante de automóviles, las primeras pruebas realizadas arrojan un aumento en la velocidad media de los desplazamientos de un 23% y al evitar aceleraciones fuertes y fuertes frenadas, se podría ahorrar en torno al 8% del combustible en los desplazamientos.

La verdad es que el modelo teórico suena bastante bien y al combinar este tipo de sistemas, por ejemplo, con los datos de tráfico que muchas entidades gubernamentales ofrecen a través de la red, la información contextual que podría manejarse ofrecería mucho mejores resultados que podrían aplicarse al regulador de velocidad que muchos vehículos incluyen, precisamente, para mantener una velocidad de crucero sin tener que pisar el pedal del acelerador.

De toda formas, Honda se encuentra aún en fase experimental y antes de incluir este sistema en sus vehículos quiere realizar pruebas reales en Italia e Indonesia durante los meses de mayo y julio con la idea de comprobar, en situaciones reales, si de verdad ayudan al conductor a conducir de manera mucho más eficiente y contribuir, de manera proactiva, a evitar que se produzcan embotellamientos.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.