Ayer os hablábamos de los trucos de magia y los límites de los derechos de autor en torno a la ilusión. Difícil cuestión si como decíamos el copyright abarca la expresión de una idea pero no la idea en sí misma. La misma situación la podemos extrapolar en el caso abierto contra Ubisoft y Assassin's Creed por parte del escritor de ciencia ficción John L. Beiswenger. La razón: el hombre acusa a la compañía de videojuegos de violar los derechos de autor copiando la idea y los temas que abarcaba en su novela The Link del 2002.

Y todo parece indicar que así fue, aunque como en el caso de la magia, se trata de una interpretación de una idea, y por lo tanto los derechos de autor no deberían llegar a actuar.

La obra de Beiswenger se basa en un dispositivo (Link) que permite a las personas revivir los recuerdos ancestrales de familiares muertos a través del ADN. Según el escritor, la semejanza del argumento del videojuego es demasiado clara explicando que la trama histórica de los asesinatos se basa en la idea que el hombre había escrito anteriormente.

No sólo eso, según Beiswenger, su novela también hace referencia a los intentos de asesinatos a través de esta capacidad de revivir recuerdos, eso sí, con objetivos en los asesinatos muy diferentes a los expuestos en la obra de Ubisoft.

Para rematar las "similitudes", Beiswenger acusa a Ubisoft de copiar descaradamente las ideas de The Link ya que también señala que su libro tiene el mismo "tono" en la trama, un argumento de claro carácter "espiritual y bíblico" teniendo como tema recurrente la lucha entre el bien y el mal.

Según lo expuesto, todo parece indicarnos que Ubisoft ha "copiado" la obra de Beiswenger. Sean coincidencia o no, lo cierto es que ni siquiera este tipo de similitudes son sustanciales para sostener una demanda por infracción de derechos de autor.

Y es que según cuentan en Ars Technica:

Este tipo de comparaciones sería prácticamente lo mismo que si tomáramos las ideas de Back to the Future y Bill and Ted´s Excellent Adventure con sus respectivas máquinas del tiempo. Una u otra debería estar infringiendo a la otra, pero el caso es que los derechos de autor no protegen las ideas abstractas a este nivel.

Difícil que Beiswenger acabe ganando un pleito por el que pide entre 1 y 5 millones de dólares por infracción del copyright a través de las cuatro partes del videojuego así como varios libros de guía y cómics que han salido en el tiempo.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.