Moleman: el arte de los algoritmos, es un maravilloso documental dedicado a una escena que surgió el siglo pasado a partir de la introducción comercial y masiva de computadoras Commodore 64, ZX Spectrum ó Amiga, y los videojuegos de 8 bits de la década de los 80’s: el demoscene.

El demoscene es una subcultura del arte computacional que se especializa en demos, que son presentaciones audio-visuales y no interactivas que se ejecutan en tiempo real en una computadora. El objetivo de un demo es mostrar habilidades musicales, artísticas y de programación.

En un principio todo se limitaban a liberar juegos en fiestas llamadas copy party, para después reemplazar con nuevas versiones los intros de los videojuegos crackeados, pero estos cracktros lograron independizarse y crear una propia escena en donde liberar juegos no era lo más interesante — generar y ejecutar gráficos y música se convirtió en una subcultura dedicada a la producción audio-visual.

Mientras el software de gráficos y video se desarrollado para facilitar la creación de visuales complejos por medio de herramientas como Flame, After Effects, Final Cut y el elemental iMovie, la subcultura del demoscene en cambio ha tenido que imponerse limitaciones artificiales para poder explotar las capacidades de cómputo de antigüedades como la Commodore 64.

Los demos, no son videos, son programas que se ejecutan en tiempo real y los artistas del demoscene creen que una forma de incentivar su creatividad y encontrar novedosas formas de generar gráficos y música es por medio de limitaciones en el tamaño final de sus programas.

Las demo parties cuentan con categorías para programas de 4 ó 64 KB, pero hay quienes piensan que esto es demasiado y utilizan como límite 128 o 256 bytes. Por lo general los creadores compiten en equipos especializados en gráficos o música. Sí, el 8-bit no es ninguna novedad para el demoscene.

Este documental demuestra una vez más que la cultura no son solo productos a la venta. La energía que mantiene viva la subcultura del demoscene depende absolutamente de las fiestas que se organizan. Y es que la cultura es un proceso que solo existe si podemos tomar parte de ella activamente y tenemos [la posibilidad de propagarla]((http://alt1040.com/2012/01/kopimi-una-idea-acerca-de-ideas), es decir, lo opuesto al consumo pasivo que incentiva la industria del entretenimiento.

La expresión no es nada si no se comparte con los demás. No es casualidad que el origen del demoscene este en la piratería de videojuegos. Diseminar cultura es crear cultura.

El arte de los algoritmos son 90 minutos dedicados principalmente a la escena húngara del demoscene que no te puedes perder y puedes compartir libremente. Claro, esta licenciado en Creative Commons y puedes descargar el torrent de su sitio.

  • ¡No olvides prender los subtítulos del video!