Viewtron 2

Hoy en día es bastante habitual que la gente tenga en el salón de su casa una TV conectada a Internet, ya sea a través de su consola de videojuegos, un ordenador conectado a la TV o, directamente, porque su televisor pueda conectarse a internet, es decir, un Smart TV. Aunque muchos puedan pensar que ésto es algo vinculado a la época en la que nos ha tocado vivir, realmente, llevamos bastantes años accediendo a información textual desde nuestros televisores, por ejemplo, los servicios de teletexto y videotex que nacieron en la década de los 80 que, aunque no podemos considerarlos un acceso a Internet, sirvieron como base a algunos servicios pioneros que nos hacen recordar a las Smart TVs de hoy. Precisamente, hoy IT World en su sección "la Máquina del Tiempo" ha recordado a uno de estos servicios desconocidos para el gran público, Viewtron, un desconocido que nos sirve para darnos una idea de la visión de algunas compañías sobre la senda que podría para mejorar las prestaciones de la TV y la distribución de contenidos en la red.

¿Viewtron? He de confesar que no conocía este servicio hasta leer la nota de IT World que, a su vez, se ha apoyado en un par de vídeos de los años 80 que la compañía AT&T (American Telephone and Telegraph) ha rescatado para colgar en su canal de YouTube.

Viewtron era un servicio online de distribución de contenidos comercializado por AT&T que utilizaba servicios videotex bajo un decodificador específico. Los servicios de videotex guardaban un cierto parecido con el teletexto, con la salvedad que el teletexto se transmitía en la misma señal de TV y, sin embargo, el videotex requería una conexión de datos y un decodificador específico. Concretamente, Viewtron utilizaba un decodificador especial llamado AT&T Sceptre que, en resumidas cuentas, era un computador que los usuarios conectaban a su televisor, a la línea telefónica convencional y les proporcionaba un teclado con el que interactuar con el sistema.

¿Y qué servicios ofrecía Viewtron? Bajo la óptica actual, Viewtron pude considerarse un precursor del Internet que conocemos o, al menos, de las Smart TVs puesto que ofrecía a los usuarios la posibilidad de acceder noticias de periódicos como el Miami Herald o la Assciated Press, acceder a juegos online, información bancaria de American Express, realizar pedidos de comida o información sobre vuelos a través de la Official Airline Guide (OAG) gracias a una conexión de datos que se establecía mediante un módem de 1.200 baudios sobre la línea telefónica del usuario (a un precio de 13,20 dólares la hora de uso bajo un modelo de suscripción).

¿Acceder a la prensa? ¿Encargar comida? ¿Juegos online? La verdad es que son servicios a los que hoy en día accedemos a través de Internet y que, en 1983, estaban accesibles en el Estado de Florida (zona inicial del piloto que arrancó AT&T) y, posteriormente, en 15 ciudades de Estados Unidos de la Costa Este. Pero, además de las funcionalidades, otro de los detalles más importantes del servicio de Viewtron estaba en su interfaz de usuario, implementado mediante el lenguaje gráfico NAPLPS y que ofrecía una interfaz gráfica muy sofisticada y cuidada para los estándares de la época.

El servicio fue capaz de captar 15.000 usuarios pero la inversión realizada por AT&T fue de 50 millones de dólares y, con una cuota de mercado tan pequeña, no era fácil de recuperar y no era posible mantener el servicio así que éste sería cerrado el 31 de marzo de 1986 puesto que, con la popularidad del PC y las computadoras domésticas, Viewtron estaba muy limitado y una computadora conectada por módem podía ofrecer mayores servicios.

Aún así, este servicio podemos considerarlo precursor de la navegación web y un gran exponente de la llamada televisión interactiva que, en el caso de España, también se probó con el fallido Telepick. Es curioso que, a pesar del tiempo transcurrido, la tecnología en la que se basaba Viewtron (el videotex y el teletexto) aún se sigue utilizando en muchas cadenas de TV (en España las emisoras de TV nacional y regional suelen tener este servicio) y, aunque estemos acostumbrados a conectarnos a Internet para consultar la programación o usemos servicios de EPG, el acceso a información textual desde la TV permanece invariante, en muchos casos, desde hace 30 años.

Imágenes: Komputer Swiat y Flickriver