Yo soy... el padre del hermano del compañero de habitación del tío de tu madre... ¿Así que somos...? Absolutamente nada.

1987, cuando se cumplían diez años del estreno de Star Wars, el genial director Malvin Kaminsky, más conocido como Mel Brooks, realizaba para la gran pantalla la versión más gamberra del universo geek en el espacio. Tomando como telón de fondo el argumento de Star Wars, Brooks dirige una de las mejores parodias, de las mas alucinadas que se recuerden. No sólo Luke y Han Solo salían mal parados, desde Star Trek a Alien pasando por el Mago de Oz todas y cada una de las películas míticas del universo sci-fy hacían su aparación en esa obra maestra que fue Spaceballs.

La mayoría de los que la hayan visto recordarán los personajes icónicos del filme. Casco Oscuro como Vader (Dark Helmet), Yogurt, Pizza the Hutt, Lone Starr, la princesa Vespa, el príncipe Valium… cada uno de los personajes nos recordarían a su versión original salpicada de la ironía, y en la mayoría de ocasiones, del humor absurdo que inundó los trabajos del director estadounidense.

Spaceballs sería su octava película como director tras rodar, entre otras, joyas como Young Frankenstein o History of the World. Part I. Un compedio de gags de un cine ya en desuso. Parodiar desde el surrealismo, con ingenio y diálogos enormes que elevaban un tipo de humor alejado del actual.

Quizá para muchos que se acerquen hoy por primera vez a la obra, la cinta les produzca cierto rechazo o una sensación previsible, pero de la mano de Brooks Spaceballs nos llega a recordar en muchos momentos a los mejores Monthy Python.

Recomendada para todos aquellos fans de la saga de Star Wars o incluso para aquellos que la detestan, este tributo en clave de parodia de la obra de George Lucas se estrenó en 1987, hace 25 años, más de dos décadas, y para un servidor, sigue manteniendo el mismo ritmo y humor brutal que antaño. Una historia tan "absurda" como su sinopsis...

El planeta Spaceball intenta "robar" la atmósfera del vecino Druidia secuestrando y pidiendo rescate por la princesa Vespa. El inventor de la trama es Dark Helmet, pero se las tendrá que ver con Lone Starr…

  • A Mel Brooks le tomó escribir el guión seis meses.
  • Al acabarlo, el director temía que a Lucas le ofendiera por lo que le envió el guión. Lucas dice que no paró de reirse y le dio el visto bueno.
  • Si nos fijamos bien, todas las películas que salen en el video-club de la nave son la filmografía hasta entonces de Brooks.
  • El nombre del presidente Skroob es un anagrama de Mel Brooks.
  • La película nos dejó cientos de gags a cada cual mejor. Aquí tenemos uno de los más recordados, más que nunca de actualidad en torno a la seguridad y las contraseñas. En el espacio colocaron la misma clave que en el gobierno de Siria...
  • El personaje del capitán Lone Starr es una combinación de los rasgos de Luke y Han Solo junto a Indiana Jones.
  • El nombre del personaje deriva de la serie de Isaac Asimov Lucky Starr. También surgen referencias a Harrison Ford al hablar del personaje como un hombre que viene de Ford Galaxy.

  • La voz utilizada para el personaje de Pizza the Hut es la de Dom DeLuis, uno de los mejores amigos de Brooks (murió en el 2009).
  • Coronel Sanders es el nombre de la persona que fundó Kentucky Fried Chicken.
  • Barf es una parodia obvia de Chewbacca interpretado por John Candy.
  • Yogurt, otro de los personajes icónicos, parodia a Yoda. Fue interpretado por el propio director.
  • En el 2008 se estrenó la serie animada en flash donde Brooks volvía a mostrar su lado más absurdo e irreverente. Este fue su primer trailer:
  • La película no duda en auto-promocionarse durante el rodaje. En muchas escenas podemos ver desde cereales hasta sábanas de cama, toallas, figuras de los personajes, cremas de afeitar… claro que todo era ficción, Lucas dejó acordado con Brooks que no podría haber merchandising que hiciera sombra a su obra.
  • Brooks pensó en la idea de parodiar las películas del espacio tras hacer lo mismo con el western (Blazing Saddles) y las películas de terror (Young Frankenstein).
  • La película costó 25 millones de dólares.
  • Para terminar este pequeño homenaje a la obra de Brooks, dos vídeos. El primero se trata del trailer original de la película en 1987. El segundo es un tributo con escenas de Spaceballs acompañadas del tema principal de la película con el mismo nombre.

Les recuerdo que para el siguiente Retrogeek pueden aportar sugerencias sobre sus películas favoritas. Lo podéis hacer a través de los comentarios o vía mi cuenta de Twitter @iblogblog.