En un intento por defender lo indefendible y después de negarse a hacerlo antes, la Comisión Europea anunció que enviaría el tratado en el que tanto confía a la Corte Europea de Justicia, para obtener así una opinión independiente acerca de su legalidad y compatibilidad con los tratados de la Unión Europea.

El día de hoy, muy afortunadamente, la Comisión de Comercio Internacional (INTA) del Parlamento Europeo decidió no pagar los platos rotos de la Comisión y continuar con su proceso legislativo. 21 votos en contra y 5 favor decidieron que el Parlamento no enviará ACTA a evaluación al tribunal máximo de justicia a propuesta del nuevo relator, David Martin (quien tomó este puesto después de la renuncia de Kader Arif, en protesta a lo que llama “una farsa”).

La remisión a la Corte de Justicia del texto de ACTA significaría que el voto acerca de la adopción del ilegítimo tratado se demoraría alrededor de 18 meses más, que es el tiempo aproximado que la Corte tomaría en emitir su opinión.

Para muchos, esta remisión a la corte es vista como una movida política de la Comisión, para comprar un poco de tiempo que les permita lograr la adopción del tratado en Europa. Pero no hay ningún requerimiento para que el Parlamento vote ACTA solo después de que se tenga la opinión del más alto tribunal, ya que este tratado no es solo una cuestión de legalidad. Hay acciones que son legales y que son una locura, especialmente en el terreno de la propiedad intelectual - pero el Parlamento Europeo asumió su responsabilidad política el día de hoy, al dar un paso crucial — aunque no final — para evitar que se consume este desastre llamado ACTA.

Amelia Andersdotter, MEP del Partido Pirata y miembro de la facción política de Los Verdes/EFA considera:

Sí la Comisión decide proceder con su remisión de ACTA a la Corte Europea de Justicia, sin duda esto ofrecerá una dimensión importante para clarificar la legalidad de este acuerdo, pero de ninguna forma debe ser un reemplazo del proceso político para verificar este acuerdo y determinar democráticamente si su adopción esta en el interés de los europeos.

Existen muchas preocupaciones acerca del gran y potencial impacto de ACTA, ya sea en el respeto a derechos fundamentales, libertad en el internet y acceso a medicinas vitales. Al nivel de la UE, ACTA bloquearía la reforma necesaria de la ley de copyright en Europa y en cambio llevaría a una abusiva y represiva protección del copyright sin respeto a los derechos básicos de los ciudadanos.

Por otra parte, el vocero del grupo parlamentario de los Socialistas-Demócratas, Bernd Lange, declaró:

Pronto tendremos la oportunidad de votar en el pleno.ACTA probablemente será sepultada antes del verano.

La decisión del día de hoy de no pedir consejo legal a la Corte de Justicia es el primer signo de que este Parlamento esta listo para rechazar ACTA. Fue un error desde el principio poner bienes falsificados y contenido de internet el mismo acuerdo.

El Parlamento Europeo no estuvo involucrado en las negociaciones y ahora se nos pide que digamos si o no, sin la posibilidad de enmendar las fallas. No podemos apoyar este texto.

El relator de la Comisión de INTA y parte del grupo de socialistas-demócratas, David Martin, asegura que su propuesta no fue pensada como un truco político para retrasar la decisión (como la Comisión lo hace) sino para ayudar a los parlamentarios para tomar una mejor decisión. Pues veremos, de cualquier forma, Martin celebra que ahora el calendario este libre para continuar el proceso y se pueda iniciar el debate político necesario sobre el contenido del acuerdo. Mientras tanto el 25 de abril Martin presentará un reporte intermedio, que funcionará como base para formular la recomendación al resto del Parlamento, antes de que emitan su voto final en junio.

Finalmente, La Quadrature Du Net celebra la posición del Parlamento:

Este voto es la primera prueba real para puntos de vista balanceados en el Parlamento Europeo desde que el movimiento global de ciudadanos en contra de ACTA despegó. Esto demuestra que numerosos MEP entienden mejor los problemas de ACTA, y una habilidad para evadir las trampas administrativas que la Comisión Europea y algunos MEP pro-ACTA les han puesto. Este paso es muy prometedor, pero solo el rechazo final de ACTA arreglará el asunto.

El poder de la opinión pública y la perseverancia de los ciudadanos en Europa para exigir que se cumplan sus legítimas demandas con argumentos y de forma pacífica, esta funcionando. Tanto, que esta mañana y horas antes de la atinada votación del día de hoy, el informativo alemán HEISE reveló un reporte filtrado de la Comisión -- a cargo del negociador del tratado, Karel de Gucht -- en donde se especifica que si el Parlamento no esta de acuerdo con el tratado, significaría el fin del tratado y además, un gran halago para muchos: la comisión a cargo de ACTA cree que ACTA falla, esto será la culpa de la comunidad de Internet.

HEISE asegura que el reporte considera a las protestas de los ciudadanos contra ACTA como “una agresiva campaña paneuropea” y que saben que ACTA no será apoyada por una ”comunidad de internet democráticamente ilegítima”.

No es la primera vez que la Comisión Europea-- compuesta por funcionarios no electos y responsables de negociaciones secretas de un tratado contrario al interés público-- se da el lujo de descalificar a los ciudadanos que en teoría deberían de servir. ¿Proyección psicológica?

Imagen Parlamento Europeo

👇 Más en Hipertextual