Investigadores de Cambridge, en un trabajo que ha implicado a más de 70 científicos en 20 laboratorios de 7 países, han logrado descifrar el código genético del gorila, el último de los grandes simios que faltaba por ser secuenciado. Los resultados podrían dar con la clave sobre la condición humana.

La investigación puede suponer el paso definitivo por descubrir las mutaciones genéticas que llevaron al lenguaje, la cultura o la propia ciencia. Un trabajo con el que comenzar a examinar las similitudes y diferencias entre los simios una vez que se ha secuenciado el genoma de los seres humanos, los chimpancés y los simios.

Según el profesor Richard Durbin, jefe de la investigación:

Me gustaría pensar que en los próximos 20 o 30 años vamos a tener una comprensión más profunda de lo que sucedió genéticamente en nuestra historia evolutiva y de cómo los genes afectan el cerebro y otras propiedades que hacen de nosotros los seres humanos modernos.

Para empezar, el estudio nos indica que los chimpancés son nuestros parientes más cercanos compartiendo el 99% de nuestro ADN. En cambio los gorilas guardarían el segundo lugar compartiendo un 98%. Los orangutanes irían en tercer lugar con un 97%.

A la vez nos indica la historia de los simios. La comparación del genoma habla de un linaje humano separado de los orangutanes de 14 millones de años, con los gorilas de 10 millones de años y con los chimpancés, los más cercanos, de 6 millones de años.

Cuentan los investigadores que aunque el orden no es ninguna sorpresa a lo que se creía, sí lo es las fechas que se habían indicado con anterioridad. A pesar de que el promedio está más cerca de los chimpancés, nuestros genes individuales son más parecidos de lo que se creía a los de los gorilas, por ejemplo, el hecho de que tanto nosotros como los gorilas oímos mejor que el resto de los simios.

Otra diferencia encontrada. Mientras que el 15% del genoma humano está más cerca de la del gorila que la del chimpancé, el 15% del genoma del chimpancé está más cerca del gorila que de los seres humanos.

El genoma descifrado en la investigación provino de una hembra de gorila occidental llamada Kamilah. Los científicos buscaron a través de más de 11.000 genes en su genoma junto al de los humanos, chimpancés y orangutanes para observar los cambios importantes en su evolución. Según Chris Tyler-Smith, investigador junto al profesor Dirbin:

Nuestros hallazgos más importantes revelan no sólo las diferencias entre las especies, refleja millones de años de divergencia evolutiva y también similitudes en los cambios paralelos en el tiempo.

A partir de aquí queda la gran pregunta a la que se tratará de obtener respuesta. El momento en el que surgieron los primeros genes que hicieron de lo que es hoy el ser humano con su pensamiento abstracto. Una pregunta a la que ni si quiera el estudio se atreve a dar pistas aún.