Teniendo en cuenta el gran número de accidentes por la pérdida de atención al volante que ocurren al año, desde AT&T Labs se han embarcado en la construcción de un nuevo tipo de volante que podría reducir las estadísticas. Una tecnología que haría del mismo un volante vibratorio proporcionando datos de navegación al conductor de forma más segura que cualquier información en pantalla o "manos libres" en los GPS.

Según cuentan los investigadores el aparato constaría de un patrón de vibración en el sentido de las agujas del reloj para girar a la derecha o en sentido contrario para girar a la izquierda. Alrededor de 20 vibradores instalados al volante que mejorarían la transmisión de las instrucciones por GPS a modo de asistente y al que se espera que en el futuro se le implementar nuevas funciones como información al conductor sobre coches en ángulos muertos o guardar la distancia de seguridad entre vehículos.

La idea base es mejorar la tecnología actual. Si bien los GPS ya son una herramienta que ayuda a la conducción, en ocasiones las señales o instrucciones no son lo suficientemente claras para el conductor. En estos casos se suele retirar la vista de la carretera para acudir al mapa en pantalla, una situación a la que se busca remedio.

El desarrollo de esta nueva tecnología tiene a AT&T y la Universidad Carnegy Mellon como actores principales. Unos volantes con respuesta háptica que funcionarían con los propios sistemas de GPS ordinarios a modo de complemento.

Las primeras pruebas ya han tenido los primeros resultados satisfactorios. Unos primeros tests sin necesidad de ayudas visuales o sonoras, utilizándolo en solitario, con usuarios de unos 25 años. Los resultados arrojaron que con el sistema en funcionamiento estuvieron un 3,1% más de tiempo con los ojos en carretera y de un 4% en los posteriores tests implementando la tecnología junto a sistemas de GPS de toda la vida.

Tecnología que busca erradicar el índice de accidentes a la que le espera una mayor investigación hasta que se pueda llegar a "oficializar" en carretera. Pensemos que el conductor debe habituarse a un nuevo volante en carretera con capacidad de dar instrucciones, un uso que aunque interesante, puede derivar en nuevos accidentes si el usuario no está acostumbrado.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.