30 años en el estudio de fármacos que pedirán paliar la tuberculosis pueden haber encontrado respuesta tras el hallazgo de un equipo de investigadores de la Universidad de Colorado. La selección al azar de un grupo de compuestos contra la bacteria que causa la infección ha llevado a este grupo de investigadores a descubrir cómo romper la fortaleza que protege a esta bacteria contra los tratamientos.

El artículo ha sido publicado hace unas horas en Nature Chemical Biology y muestra dos hallazgos. Por un lado la manera en la que la bacteria causa la tuberculosis a través de una célula y la forma en la que le permite sobrevivir a los fármacos. Por otro, se ha descubierto un compuesto que impide esta función de la célula.

El gran problema de la enfermedad es que la bacteria es extremadamente difícil de matar. Esta la razón para que actualmente los medicamentos para su tratamiento no tengan éxito. Hoy se requieren seis meses de antibióticos múltiples en la mayoría de casos, en otros, los medicamentos no acaban de funcionar debido a las cepas resistentes de la bacteria.

La razón es que se crea una especie de burbuja impenetrable alrededor de la célula bacteriana que la protege. Los ácidos micólicos son aquí parte clave de la envoltura celular de esta bacteria. Estos ácidos están dentro de la célula pero deben atravesar la membrana celular (con la ayuda de un transportador) para alcanzar su posición final en la envoltura celular.

Mary Jackson, una de las principales investigadoras en el proyecto, cuenta cómo fue el hallazgo:

Sin los ácidos micólicos en la dotación de células, las bacterias mueren. Si bien aleatoriamente probando un grupo de compuestos contra la bacteria en el laboratorio, se encontró una clase de compuestos que detenían poderosamente el crecimiento de la bacteria --un hallazgo significativo por sí solo--, cuando parecía más cerca, encontramos que los compuestos detuvieron el transportador de movimiento de ácidos micólicos de dentro hacia fuera de la célula, lo que también significa el descubrimiento e identificación de un nuevo método de matar la bacteria.

Los investigadores habían encontrado el transportador de ácidos micólicos a la vez que identificaban un nuevo método de matar la bacteria.

Si los ácidos micólicos no pueden ser transportados, la bacteria de la tuberculosis no puede crecer. Somos optimistas en que esta investigación contribuirá en gran medida a la cruzada mundial para disminuir el sufrimiento y la muerte causada por la tuberculosis.

Un importantísimo avance ante esta lacra de la sociedad que se cobra la vida de 1,5 millones de personas cada año. Tras 30 años, se abre una nueva vía.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.