Obviamente la imagen no representa el rostro de nadie. Se trata de una nueva foto, tirada por el telescopio MPG/ESO del observatorio La Silla, de la incubadora de estrellas NGC 3324 la cual, lo mismo que las nubes o cualquier otra nebulosa, se presta al fenómeno psicológico de la pareidolia por lo que el observador tienda a ver un rostro humano de perfil.

La región, también conocida a nivel popular como “la nebulosa de Gabriela Mistral” en honor a la poetisa chilena ganadora de un Nobel, se encuentra situada en la constelación austral de Carina a unos 7.200 años luz de nuestro planeta donde millones de años atrás explotó un gran depósito de de polvo y gas dando lugar al nacimiento de nuevas estrellas, varias de ellas muy calientes (son las que más destacan en la instantánea).

¿Y esos colores y estructura por qué? Por un lado, su curiosa forma es producto de los vientos estelares y la radiación de las jóvenes estrellas que han ido creando una gran cavidad en el gas y polvo circundantes. Por el otro, la intensa radiación ultravioleta de las estrellas es la causante de los varios colores que se aprecian al golpear contra los diferentes elementos, como el oxígeno o el hidrógeno, que se encuentran presentes en NGC 3324.

Para terminar, juguemos con la imaginación: ¿la cara de quién ves tú en la imagen?