kinect-2

Kinect es un dispositivo, bajo mi punto de vista, fascinante porque ha sido capaz de traspasar las fronteras del mundo del ocio y se ha convertido en una potente plataforma de desarrollo (visión artificial, telepresencia, control gestual de dispositivos, etc) a un coste más que razonable. Este dispositivo, con el que podemos controlar un juego mediante nuestro movimiento o, incluso, con órdenes vocales, está siendo utilizado por empresas como Toyota, por ejemplo, para desarrollar un escaparate virtual o por Tedesys, una empresa que participa en la edición española de Wayra, en un proyecto para acceder desde un quirófano a la historia clínica del paciente sin tener que usar las manos; sin embargo faltaba una variable en esta ecuación en forma de SDK que permitiese el desarrollo de productos comerciales puesto que el actual estaba enfocado a la investigación. Steve Ballmer, durante el pasado CES, prometió que el 1 de febrero sería el día del lanzamiento del SDK de Kinect para Windows y, como lo prometido es deuda, Microsoft ha publicado la primera versión del SDK de Kinect para Windows.

Tras dos betas, esta versión 1.0 incluye algunas mejoras y novedades con respecto a sus dos predecesoras. Para empezar, con este SDK será posible conectar hasta 4 dispositivos Kinect a una misma computadora, un detalle muy interesante que puede explotarse en sistemas de telepresencia que, por ejemplo, usando varios dispositivos Kinect captan los detalles de una habitación para, posteriormente, recrearla sobre una pantalla. Además, se han añadido algunos aspectos relativos al seguimiento de los usuarios de Kinect, por ejemplo, controlar qué persona será la que sea seguida por la cámara y mejoras en el reconocimiento de voz del dispositivo.

¿Y por qué es importante este SDK que soporta aplicaciones comerciales? Hace unos meses hablamos del MIT Media Lab y algunos de los proyectos que se desarrollaban en esta incubadora de ideas; proyectos que, en algunos casos, se sustentaban sobre Kinect para el control de vehículos aéreos teledirigidos o para sistemas holográficos (como el que también desarrolló Microsoft Research, el Holodesk) pero que, hasta ahora, se quedaban en proyectos de I+D y que, con este nuevo entorno de desarrollo, podrían materializarse en productos comerciales.

Kinect, independientemente de que sea un producto de Microsoft, es un sistema que ha abierto una puerta hacia la innovación y la creatividad a muchas empresas y emprendedores; gente que ha visto que un dispositivo de 150 dólares era la pieza que necesitaban para desarrollar complejos sistemas de control remoto y reconocimiento de gestos o de comandos de voz. De hecho, tal es el potencial que tiene Kinect (y los beneficios que puede acarrear a Microsoft a medio plazo) que la compañía de Redmond ha organizado una incubadora de proyectos alrededor de este sistema que sirva para acelerar 10 potenciales ideas de negocio que giren alrededor de este sistema.

Viendo algunas ideas que, por ejemplo, estaban participando en un programa piloto de Microsoft, quizás no tardemos mucho en comenzar a ver el despliegue de productos comerciales que utilizan, como componente principal, un Kinect.