Si prestan atención a las noticias, especialmente aquellas que vienen de medios tradicionales notarán que hay un surgimiento curioso de reportes sobre el supuesto inmenso uso de la conexión de datos por parte de Siri en el iPhone 4S, ejemplos:

Es bastante curioso, pero aunque todos los artículos antes mencionados hacen referencia al mismo estudio (Arieso), en algunos casos hablan de el doble y en otros casos del triple de consumo de datos comparado a anteriores versiones del iPhone.

Pero más curioso aún es el hecho que en el estudio de Arieso no hay una sola mención a Siri. Lo que sí se explica es que, comparado con el iPhone 3G (un terminal que tiene cuatro años de haber sido lanzado al mercado), el iPhone 4S consume 276% más datos.

¿276% es mucho más? No realmente. En 2007, junto al iPhone 3G, se lanzó la App Store. En aquellas épocas no existía software que hacía stream de audio (como Spotify o Rdio), tampoco se habían popularizado redes sociales como Instagram (basada en fotografías), era mucho más caro subir 30 o 40 fotos de un tirón a tu Facebook (ni había un app aún, ni eran tan populares como hoy), las conexiones de datos que nos despreocupaban de ver cinco o seis videos en YouTube en cualquier momento no existían y la cámara del iPhone 4S es considerablemente superior a la del 3G.

Pero eso no es todo: Ars Technica también hizo un estudio en el que analiza cuál es el consumo de datos real por parte de Siri más alla de especulaciones. Los resultados son muy interesantes. Si usas Siri:

  • 2 o 3 veces al día, el consumo es de unos 5,5MB mensuales.
  • 4 a 6 veces al día, el consumo es de 7MB a 11MB mensuales.
  • 10 a 15 veces al día, el consumo es de 18,5MB a 27,7MB mensuales.

Es decir, sumamente bajos. El tráfico que envía y recibe Siri es básicamente "texto", datos que muestra en pantalla y transforma a voz.