La exploración espacial ha sido siempre uno de los grandes anhelos de la humanidad y, desde hace más de medio siglo, una realidad que fue posible gracias al esfuerzo de unas pocas personas que fueron capaces de construir cohetes, naves y transbordadores espaciales que han permitido llevar al ser humano al espacio y construir, por ejemplo, la Estación Espacial Internacional. Una empresa japonesa ha decidido formar parte de la exploración espacial y ha anunciado que, para el año 2050, construirá un ascensor que permita transportar personas y material a una estación espacial, es decir, un ascensor espacial.

La idea me hace recordar la canción Stairway to Heaven de Led Zeppelin, la escalera hacia el cielo, puesto que el proyecto de la constructora japonesa Obayashi guarda un cierto parecido puesto que pretenden construir un ascensor que evite el lanzamiento de naves y cohetes al espacio y transporte, como el montacargas de un edificio, material y personas hacia una estación espacial que podría estar situada a unos 96.000 kilómetros de altura sobre la Tierra, emulando la novela Las fuentes del paraíso de Arthur C. Clarke.

> Actualmente no podemos estimar el coste de este proyecto

¿38.000 kilómetros de altitud? La verdad es que la idea es bastante compleja y difícil de conseguir pero la compañía está segura que es algo que podría abordarse dentro de unos 40 años gracias a una tecnología en la que se tienen puestas muchas esperanzas y existen multitud de trabajos de investigación a su alrededor: los nanotubos de carbono. Según Obayashi, este peculiar ascensor usaría cables realizados mediante nanotubos de carbono de gran resistencia que sujetarían la plataforma a elevar que, en la Tierra, estaría fijada al suelo oceánico.

Teniendo en cuenta la distancia que debe recorrer este ascensor, la cabina, con capacidad para 30 personas, deberá desplazarse a unos 200 kilómetros por hora gracias a motores magnéticos que estarán alimentados por placas solares dispuestas en la estación espacial.

> Intentaremos progresar en el proyecto para que no termine siendo un simple sueño

No sé si lograrán conseguirlo, es complicado predecir algo que podría suceder o no dentro de 40 años pero lo veo complicado para una empresa del sector privado salvo que cuente con la financiación de una agencia pública o un consorcio multinacional; de todas formas, la idea de un ascensor no es nueva y la NASA lleva tiempo estudiando algunas ideas sobre este medio de transporte.

Bradley C. Edwards, un antiguo ingeniero de la NASA, realizó un estudio preliminar que envió a la NASA para si valoración y que, precisamente, se basa en los nanotubos de carbono. Según su plan, había que retomar el clásico método de construcción de puentes, es decir, tender un cable entre ambos extremos a unir y, posteriormente, reforzarlo con tramos gruesos y resistentes, eso sí, usando uno de los materiales más resistentes que se conocen: los nanotubos de carbono.

Por otro lado, el proyecto LaserMotive LLC (un proyecto incentivado por la NASA en un concurso de ideas) logró subir 899 metros a lo largo de un cable que colgaba de un helicóptero gracias a un motor eléctrico que se cargaba gracias a una celdas fotovoltaicas que alimentaban un láser que apuntaba, directamente, a la máquina, haciendo posible un ascenso de 899 metros en tres minutos y 48 segundos.

Quizás dentro de 40 años sea un ascensor el medio de transporte a las estaciones espaciales de investigación.

Imagen: Kenn Brown

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.