A los seguidores de Lost el nombre de Javier Grillo-Marxuach tal vez les suene de algo ya que este guionista, productor y actor nacido en San Juan (Puerto Rico) fue guionista de varios capítulos de la serie y también ejerció de productor aunque dejó la isla tras la segunda temporada. Fue productor y guionista de Medium, Charlie's Angels, y Charmed pero hoy hablaremos de su trabajo más sobresaliente, de su aportación más notable, de su gamberrada más divertida, añorada y original. Hoy hablaremos de The Middleman.

Del cómic a la televisión

Basada en el cómic homónimo creado por Javier Grillo-Marxuach y con dibujos de  Les McClaine , The Middleman consta de 12 episodios que se emitieron en la cadena ABC Family durante el verano de 2008. Todo comienza cuando la joven artista Wendy Watson, tras vivir una experiencia de lo más singular, es reclutada por el Middleman. Wendy posee memoria fotográfica, mucha sangre fría, toneladas de sarcasmo y gran capacidad de improvisación. The Middleman es lo que comúnmente conocemos como un Hombre de Negro, alguien que se encarga de resolver problemas de lo más variado y extraño como enfrentarse a una mafia de gorilas, luchar contra una invasión de hombres trucha zombies, vérselas con marionetas vampíricas o extraterrestres.

La organización del Middleman cuenta con tecnología punta (esto recuerda mucho a Men in Black), recursos que parecen no tener límite y acceso a todas las fuentes de información conocidas por el hombre. Sin embargo la organización es pequeña, sólo están el Middleman, su secretaria y Wendy; ellos tres lucharán contra el mal en todas sus formas y variantes.

Personajes

Wendy Watson es interpretada por Natalie Morales junta a ella descubrimos el mundo en el que se mueve el Middleman, conoceremos lugares exóticos y seres increíbles. Wendy se toma con bastante humor y profesionalidad su nuevo trabajo como ayudante aunque, a veces, su cara de incredulidad no tiene precio. Wendy vive en un apartamento junto a su amiga Lacey (Brit Morgan), una activista de los derechos de los animales bastante naif que no tiene ni idea de la verdadera naturaleza del trabajo de Wendy y que acabará enamorándose del Middleman.

El papel de Middleman recae sobre Matt Keslar. Es imposible no encariñarse con este personaje, desde el primer momento cae bien debido a su sinceridad, su sonrisa y su honradez. Además trata con las amenazas planetarias con la misma naturalidad con la que pela una naranja. No le gustan las palabrotas, es educado y amable y un poco chapado a la antigua; algo que desespera a Wendy toda una mujer del siglo XXI. Vamos que estamos hablando de un boy scout con armas de destrucción masiva a su alcance.

Entre el Middleman y Wendy se establece una relación con mucha química y muy profesional, sin atisbo alguno de tensión sexual. Cada uno de ellos tiene su propia “pareja” y eso es un acierto muy grande por parte de los guionistas, ya que sin la sombra de la relación sentimental entre ellos sólo queda sitio para una relación de amistad como la que pudimos ver entre los protagonistas de Life o entre Donna Noble y el décimo Doctor. Esa amistad nacida del trabajo conjunto los humaniza y los acerca al espectador conformando un dúo dinámico con muchas posibilidades.

Mary Pat Gleason da vida a Ida, un androide con apariencia humana que trabaja para la organización del Middleman. Ida es vieja, cascarrabias y bastante retrógrada, haciendo cada dos por tres comentarios muy críticos sobre el estilo de vida de Wendy.

Todos los personajes tienen su punto excéntrico, están muy bien definidos y resultan entrañables. Funcionan bien a todos los niveles, tanto en grupo como por separado. Sus aventuras y diálogos están muy trabajados, todo fluye con naturalidad y facilidad y eso es una de las cosas que más me gustan de la serie, la sensación de sencillez que transmite, algo que no es fácil de conseguir.

¿Por qué hay que ver The Middleman?

La serie está plagada de referencias a la cultura popular: series, películas, cómics.... En el blog de los creadores de la serie podéis encontrar un listado de las referencias, capítulo a capítulo.

Una serie que se puede ver en familia, tanto los niños como los adultos disfrutarán de las aventuras de Wendy y el Middleman. Aunque es un producto televisivo bastante inocente y blanco es imposible no disfrutar con él. Su originalidad y buen humor son desbordantes y contagiosos. Una propuesta muy fresca, divertida e inteligente que hará las delicias de aquellos que gusten de las tramas con un punto de locura.

La única pega que le encuentro a la serie es que es muy breve, por desgracia no tuvo éxito y la cadena la canceló dejándonos a los fans con un cliffhanger entre las manos que aún no he podido superar. Si tenéis un hueco hacer el favor de verla, puede que al principio no os diga nada pero en seguida os daréis cuenta de que estáis viendo una serie que es mucho más de lo que aparenta a primera vista. Los aficionados de la ciencia ficción y del género de aventuras seguro que pasan un buen rato con The Middleman.