Todas nuestras funcionalidades para compartir archivos en Filesonic están desactivadas. Nuestro servicio sólo se puede utilizar para subir y recuperar los archivos que has subido personalmente.

Con este mensaje se han encontrado la mayoría de usuarios del cyberlocker Filesonic desde hace unas horas. Tras el cierre de Megaupload y a falta de confirmación oficial con más explicaciones, el efecto causado por la plataforma de Dotcom parece haber llegado a otro de los líderes en el sector. No sólo han desactivado la posibilidad de compartir archivos, el sistema bloquea también su programa de recompensas.

Y es que la decisión adoptada por el cyberlocker ha sido propia, no han existido redadas ni avisos oficiales de investigaciones en curso. La plataforma ha decidido cortar de raíz sus servicios para compartir archivos con otros usuarios cerrando también su programa de recompensas de afiliados, programa que era precisamente el que generaba dinero entre los mismos y espacio en el que presuntamente se podrían encontrar archivos infractores con material de derechos de autor.

El primer efecto patente es que miles o millones de enlaces han dejado de funcionar en la red. El efecto secundario, al igual que en Megaupload, es saber qué pasará con todos los usuarios que habían pagado el servicio.

Si Megaupload era el "jefe" de los cyberlockers, Filesonic se encontraba entre las 10 plataformas líderes. Para que nos hagamos una idea, tenía alrededor de un cuarto de mil millones de páginas vistas al mes.

Aunque como decimos no hay conexión con Megaupload oficial, parece más que claro que la noticia de la semana pasada ha tenido como consecuencia este desenlace en Filesonic. No sólo eso, al igual que Megaupload, Filesonic es una compañía con sede en Hong Kong aunque con servidores en Estados Unidos.

Precisamente este hecho podría ser la clave para entender el movimiento de la plataforma. Si la investigación de Megaupload comenzó a través de los servidores que mantenían en Estados Unidos, pudiera ser que Filesonic tratara de adelantarse a una posible investigación o aviso. De ser así, es probable (y es todo un supuesto) que intentaran mover estos servidores fuera del país y poder así seguir operando.

Lo que está claro es que tras el cierre de Megaupload hay un antes y un después en el mundo de los cyberlockers. ¿El fin de este tipo de servicios? Lo lógico sería que no, en principio detrás de la investigación de la compañía de Dotcom existían una serie de delitos que no tienen nada que ver con el resto. Lo que si parece más claro es que el movimiento del FBI ha traído el pánico, un efecto dominó del que está por ver el alcance y donde Filesonic parece el primer afectado.