Primero fue una carta filtrada y enviada el mes pasado al gobierno de Zapatero por el embajador de Estados Unidos en España donde advertía al país de un posible castigo si la Ley Sinde no era aplicada con urgencia. El "riesgo", según la filtración, entrar a formar parte de una lista negra de comercio con Estados Unidos donde se verían "dañadas" las futuras inversiones. Al ver que la aplicación no se iba a dar con el gobierno saliente, la Cámara de Comercio de Estados Unidos instó al gobierno de Rajoy a "recuperar el consenso alcanzado" en el pasado.

No es nada nuevo que Estados Unidos presione a España para la aplicación de leyes contra la "piratería". De hecho han pasado muchos meses desde que se supo a través de los cables de WikiLeaks que era una realidad y que el gobierno estadounidense había presionado para aplicar una ley a gusto del lobbye.

Fueron 100 cables filtrados donde se mostraba como Estados Unidos había ayudado a redactar la nueva regulación sobre derechos de autor conocida como Ley Sinde.

Ahora y tras su aprobación, otra fuga diplomática ha puesto de relieve cómo los Estados Unidos expresaron primero a José Luis Rodriguez Zapatero, el presidente saliente, una carta en el mes de diciembre. En la misma expresaban su profundo rechazo a que la Ley no haya sido aprobada tal y como se había redactado antes de dejar su cargo. Más tarde, otra carta al gobierno entrante donde se le pedía la aplicación.

La primera de ellas estaba fechada el día 12 de diciembre. Redactada por el embajador de Estados Unidos Alan Solomont, la carta fue enviada al gobierno. En la misma se expresaba la "profunda preocupación" por la falta de la aplicación de la propuesta:

El Gobierno, por desgracia, no ha podido terminar el trabajo por razones políticas, todo ello en detrimento de la reputación y la economía de España. El Gobierno de España adquirió compromisos ante los dueños de los derechos y ante el Gobierno de Estados Unidos. España no puede permitirse ver cuestionada su credibilidad sobre este asunto.

Junto a las peticiones en la carta, que también fue enviada a González-Sinde, Solomont señalaba que España se encontraba en el informe Special 301, un informe anual redactado por la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos (USTR), donde señalaba las "barreras al comercio" relativas a la propiedad intelectual que llevarían consigo la no aplicación.

Una amenaza donde no dudaba en afirmar que el país se degradaría más y se colocaría en la lista de países "piratas" con vigilancia prioritaria, añadiendo el embajador que España se encontraba en incumplimiento de los acuerdos comerciales y por tanto podría ser sometido a un serie de medidas de represalia.

Al parecer y según TorrentFreak, las medidas de presión pasaron al gobierno entrante de Mariano Rajoy. Una nueva fuga de cables han puesto de manifiesto que la Cámara de Comercio de Estados Unidos en España escribió a Mariano Rajoy advirtiéndole sobre el potencial riesgo en la inversión extranjera de España, instándole a tomar medidas urgentes sobre la aplicación de la ley. En la misma se decía:

La falta de ley antes de las elecciones ha sido un duro golpe a la seriedad del país en este asunto de tanta importancia. Le instamos a recuperar el consenso alcanzado.

El final ya lo sabemos. La regulación de la Ley Sinde se aprobó a los 10 días de asumir el cargo. Un 30 diciembre del 2011.