El hallazgo podría significar la mayor condensación de materia oscura en una galaxia hasta la fecha. En este caso, una galaxia enana que se encuentra a 10 mil millones de años de distancia, la más lejana, y la segunda "enana" en nuestro universo local jamás vista.

Las galaxias como la Vía Láctea se formaron según la mayoría de teorías a partir de la unión de otras tantas más pequeñas. Este hecho alienta la teoría de que alrededor de nuestro universo local existen muchas galaxias enanas, todas esparcidas y la gran mayoría, como en el caso que nos ocupa, con una gran cantidad de materia oscura y muy pocas estrellas en su interior. El estudio ha sido publicado en Nature y desde el mismo explican que podría tratarse de la mayor cantidad de materia oscura encontrada hasta la fecha.

Se da la circunstancia de que este tipo de galaxias ocurren a menudo en la periferia de las galaxias más grandes, razón por la que son llamadas satélites. Según Simona Vegetti, del Instituto de Massachusetts y autora principal del estudio:

De acuerdo con la teoría de la formación de las galaxias, esto es lo que le espera a miles de estos satélites. Pero si nos fijamos en la Vía Láctea, sólo encontramos 30, por lo que es importante entender cuántos satélites están realmente allí, y es importante tener en cuenta otras galaxias distintas de la Vía Láctea. Esta galaxia en cuestión no logró formar muchas estrellas o ninguna, y por lo tanto, se quedó oscura

Entre otras cosas, el descubrimiento servirá para confirmar si dicha teoría de la formación de galaxias es incompleta o no. Lo mismo ocurre con el debate en torno a la materia oscura. Los investigadores tratarán de darle veracidad a la idea de que el universo está compuesto en un 25% de materia oscura.

Para encontrar a esta "enana" los científicos utilizaron la técnica o método conocido como lente gravitacional, medio por el cual pudieron acceder a las galaxias más distantes que pudieran albergar "satélites" oscuros. Vegetti finaliza explicando el siguiente paso:

Tenemos un satélite oscuro, pero supongamos que no encontramos suficientes. En ese caso, vamos a tener que cambiar las propiedades de la materia oscura... O bien, podemos encontrar tantos satélites como podemos ver en las simulaciones, y que nos digan que la materia oscura tiene las propiedades que creemos que tienen.