Ha sido un hallazgo fortuito el encontrado por un equipo de arqueólogos suizos en Egipto, pero un hallazgo a todas luces histórico. Las excavaciones han encontrado la tumba de una cantante femenina, Nany de la 22ª Dinastía perteneciente a la deidad egipcia Amón-Ra en la ciudad antigua de Luxor. Un hallazgo que cambia la percepción que se tenía hasta ahora en el Valle de los Reyes. Habían encontrado una tumba de una cantante que se remonta a casi 3.000 años.

Anunciado este pasado domingo, la tumba de la cantante fue descubierta cerca del Templo de Karnak. Un hecho fortuito y accidental mientras un equipo de la Universidad de Basilea dirigido por Elena Pauline-Grothe se encontraba realizando una serie de excavaciones.

La mujer, Nehmes Bastet, conocida como Nany, era una cantante de la suprema deidad Amón-Ra durante la dinastía XXII (del 945 al 712 aC) de acuerdo con una inscripción en una placa de madera encontrada en la tumba. Al parecer, la mujer era la hija del sumo sacerdote de Amon. Según los propios arqueólogos:

No estábamos buscando nuevas tumbas. Estábamos simplemente cerca de otra tumba que fue descubierta hace 100 años. El descubrimiento es sumamente importante ya que demuestra que el Valle de los Reyes también se utilizaba para enterrar a personas "normales" junto a los sacerdotes de la Dinastía XXII.

El ataúd no fue construído originalmente para Nehmes, sino que basándonos en los artefactos que hhalamos en su interior, fue reutilizada 400 años después de quien albelgara en sus inicios, identidad que ahora mismo desconocemos

Un hecho que cambia la historia, ya que hasta ahora las tumbas encontradas eran todas vinculadas a la antigua familia real egipcia.

El Valle de los Reyes en Luxor es actualmente una de las atracciones turísticas más importantes. Un enclave donde los arqueólogos desenterraron en 1922 la momia y una máscara funeraria de oro de Tutankamón junto a otra serie de elementos en la tumba del rey que gobernó hace más de 3.000 años.

Cuentan los investigadores que partir de esta semana se procederá a abrir el ataúd, el cual se ha encontrado intacto. En su interior esperan encontrar una momia y una máscara moldeada a la cara de tela y yeso. Con este hallazgo, la tumba pasa a formar parte del histórico enclave. Se trata de la número 64 descubierta en el Valle de los Reyes.