Cuando el pasado mes de mayo Twitter compró TweetDeck muchos temimos que el día de ayer terminase llegando, el día en el que Twitter ha matado TweetDeck.

Ayer fue un día de mucho movimiento para Twitter, hubo rediseño en la página web y aplicaciones móviles y también nuevas aplicaciones de TweetDeck para Windows y Mac Os X. No voy a negar que cuando se lanzaron estas versiones pensé durante unos minutos que por fin habían llegado las aplicaciones nativas que muchos tanto habíamos estado esperando para huir de los problemas que da Adobe Air, pero sólo unos minutos después de comenzar a usarlo me quedaba más claro: estas aplicaciones de nativas tienen poco. Lo que instalamos en nuestro equipo son unos simples clientes (con motor WebKit) que cargan el contenido que tenemos en TweetDeck Web, o lo que es lo mismo, en el viejo ChromeDeck.

Esto de por si no es nada malo, sino significase que Twitter se ha llevado muchas de las funcionalidades de este magnífico cliente, además de que este nuevo cliente, en HTML5, todavía tiene algunos fallos importantes.

El nuevo TweetDeck tiene algunas cosas buenas, la principal de ellas es que si usamos un portátil y no estamos conectados a la corriente alterna veremos que nuestra batería dura más ya que Adobe Air consume muchos recursos y hace que la duración de la batería sea menor. En mi caso en muchas ocasiones la memoria usada por TweetDeck con Adobe Air era superior a la que usaba Firefox, que ya sabemos de qué pie cojea. Otra cosa buena es que su interfaz es algo más bonita y limpia, pero son muchas las cosas que se han perdido, enumero algunas:

  • Adiós al soporte de otros servicios como Foursqueare, LinkedIn o MySpace. Tan sólo podemos añadir una cuenta de Facebook.
  • No hay posibilidad de indicar una cuenta por defecto, lo que hace que si usamos varias cada vez que enviemos un tweet tengamos que desmarcar siempre la primera de la lista si se da el caso que no queremos mandar el tweet desde esa cuenta.
  • Navegar con el teclado por los diferentes tweets y columnas es bastante más complicado
  • Las notificaciones (visuales) funcionan bastante mal

Éstas son algunas de las cosas que se han perdido con esta nueva versión o que simplemente funcionan peor, pero hay algunas más. Yo he vuelto a usar la versión de Adobe Air, principalmente porque en la nueva versión la navegación con el teclado es mucho mejor y considero que eso es algo esencial: puedo leer tweets cada quince o veinte minutos y hacerlo desde el punto en el que me quedé tan sólo subiendo con la flecha de arriba. En la nueva versión esto no funciona correctamente y en muchas ocasiones hay que usar el ratón para desplazarse hacia arriba o abajo en la columna, y este es indispensable para cambiar de columna. Por no hablar de que no es nada claro cuáles son los tweets que has leído y los que no.

Supongo y quiero creer que muchas de estas cosas que hemos perdido con la actualización sean incorporadas poco a poco por Twitter, pero quizá esto es algo que no se cumplirá. Twitter no compró TweetDeck para hacer un cliente mejor, lo compró para quitarse un posible problema si algún competidor lo compraba y buscaba la forma de hacerles competencia. Probablemente no volvamos a tener un TweetDeck multiplataforma como hasta ahora y muchas de las funcionalidades quizá no regresen tampoco.

La estrategia que está siguiendo el servicio parece bastante clara por el momento, parece que han pensado en enfocar sus esfuerzos al máximo en la versión web, en los clientes móviles mientras que en las versiones para escritorio han preferido dedicar sus esfuerzos en una versión web de TweetDeck que nutre a los clientes nativos de Windows y Mac. Con todo esto no cabe duda de que el TweetDeck que conocíamos ha muerto, ¿hará alguien algún cliente nuevo para atraer a los usuarios que estén descontentos con el cambio? El tiempo dirá.