Hasta no hace mucho tiempo las televisiones eran un elemento sin demasiado misterio, la comprobábamos y esperábamos ver los canales de televisión que llegaban a la antena de nuestra casa. Esto ha ido cambiando poco a poco durante los últimos dos años y todo hace indicar que el boom tecnológico irrumpirá en las televisiones de una forma importante en los próximos tres años.

De hecho, algunos fabricantes ya están preparando televisiones inteligentes con el claro objetivo de llevar a nuestro aparato de televisión el protagonismo que le ha sido robado durante los últimos años por las tabletas, teléfonos inteligentes y ordenadores. Un ejemplo es lo que ha estado haciendo Samsung con su Smart TV la cual ya está a la venta desde este año y nos da un adelantado de lo que podrían ser estas televisiones.

Para hablar con propiedad llamar a este tipo de dispositivos televisiones inteligentes es un error ya que va mucho más allá y es mucho más que una televisión, se trata de un centro multimedia donde podemos hacer gran cantidad de cosas que ahora mismo hacemos con muchos otros dispositivos, pero siendo unificados en un solo aparato, en una pantalla, ¿saldrá bien el invento?

Teóricamente tiene muy buena pinta, pero de la teoría a la práctica puede que no todo funcione según se ha empleado, o que no resulte tan atractivo para la gente. Estas pantallas además de ofrecernos las últimas tecnologías en lo que imagen se refieren nos quieren ofrecer conectividad, convertir nuestra vieja televisión en un centro de entretenimiento completo sin que echemos en falta cualquier otro dispositivo. Son varios fabricantes los que trabajan en este tipo de televisiones que ofrece una variedad de herramientas para tener una interacción que nunca hemos tenido con nuestros televisores: aplicaciones, navegador a Internet, acceso a redes sociales, juegos, alquiler de películas y series u otro tipo de herramientas muy conocidas por todos, como Skype.

Todo esto por separado no resulta demasiado novedoso, pero la novedad es que se ejecute sólo en la pantalla. De hecho el objetivo que buscan con estas televisiones inteligentes es el mismo que otros grandes conocidos nuestros pensaron en su día con GoogleTV y AppleTV, los cuales no han tenido de un éxito masivo que si pueden tener los fabricantes tradicionales con sus televisores inteligentes.

La gente está cansada de tener mil aparatos al lado de su televisor: reproductor de DVD o grabador, sintonizador de TDT, el descodificador de nuestra televisión de pago por satélite o cable e incluso otros tipos de dispositivos complementarios --como los mencionados anteriormente-- con el que buscamos completar la experiencia. Todo ello puede desaparecer casi de un plumazo si los fabricantes hacen las cosas bien y ofrecen todo en un único dispositivo. No es una tarea sencilla ni mucho menos, pero cada vez parece más claro que ese puede ser el camino para llegar a todo el mundo. Muestra de ello es que cada vez son más los rumores de que Apple estaría trabajando en su propia televisión lo cual de un modo u otro significaría matar a su AppleTV, aunque este se podría seguir vendiendo para el que no pudiera comprarse el llamado iTV, que todo hace indicar que no será nada barato.

La teoría es la teoría y esta tiene muy buena pinta, pero del mismo modo que Google TV era una buena idea y se la ha terminado pegando, como Apple TV, estas televisiones inteligentes podrían tener el mismo futuro. Pero yo creo que serán la próxima revolución después de los smartphones , las tabletas y los netbooks, ¿ustedes que opinan al respecto?