Este año se han estrenado multitud de series de televisión. Hemos tenido que ver algunas terribles, otras soportables y unas cuantas, las menos, excelentes. Las networks como la ABC, NBC, CBS, FOX y TheCW han presentado sus nuevas apuestas con desigual fortuna. Algunas de estas grandes cadenas de televisión han conseguido apuntarse un tanto con estrenos sólidos que han funcionado bien entre el público; ejemplos: 2 Broke Girls o Person of Interest de la CBS, New Girl de la FOX y Revenge de la ABC. Otras, como la NBC, no han tenido tanta suerte y ya han cancelado varias de sus nuevas series; véase Charlie's Angels de la ABC, Free Agents y The Playboy Club de la NBC o How to be a Gentleman de la CBS.

En el cable, cadenas como AMC, HBO, Starz, FX, Showtime o Syfy, parece que está la calidad. Casi todas las nuevas series que brillan con luz propia pueden verse en alguna de estas cadenas. Entre hoy y mañana hablaremos de las diez mejores nuevas series de este 2011 que se agota. He esperado hasta casi el último momento porque ha aparecido, cuando nadie se lo esperaba, una producción inglesa que merece estar entre lo mejor del año.

Empezaremos por la última de la lista e iremos escalando puestos hasta llegar a la número uno. Ojo que hay spoilers.

10. Awkward. (MTV)

La sorpresa de este verano. Nadie apostaba por una serie adolescente de la MTV pero Awkward. es fresca, es divertida, posee un poco de ese humor incómodo que tanto gusta desde hace unos años, cuenta con unos actores inspirados y creíbles y con una de las cheerleaders malvadas más geniales de la historia: Sadie, sus "You're Welcome" ya son historia televisiva. El punto de partida de esta comedia teen es el equívoco, todos creen que Jenna, la protagonista, ha intentado suicidarse aunque la realidad es que sufrió un aparatoso e improbable accidente casero. Con todo el mundo preocupado por ella, Jenna decide hacerse valer, conquistar al chico que le gusta (con el que tiene sexo en el campamento de verano) y no dejarse amedrentar. Jenna Lives y que dure.

9. Alphas (SyFy)

Esta serie que llegó sin hacer mucho ruido y sin pretensiones triunfa donde fallaron estrepitosamente Heroes, The Cape y No Ordinary Family. La serie sigue a un grupo de Alphas, personas con capacidades excepcionales que organizadas por el Dr. Rosen (David Strathairn) trabajan para el gobierno. La premisa la hemos visto mil veces pero esta serie se toma su tiempo, crea las bases de personalidades sólidas, con una buena historia de fondo que evoluciona con lógica y tensión creciente, con casos semanales interesantes que permiten explorar el fenómeno alpha y las reacciones de los miembros del grupo así como su relación. Hay quien dice que es lenta, yo digo que se toma su tiempo para asentar las bases de una mitología que promete ser rica, variada, original pero no increíble. Esperemos que en la ya confirmada segunda temporada explote al máximo su potencial porque nos ha dejado muy buen sabor de boca.

8. Wilfred (FX)

Remake americano de una serie australiana. El creador, Jason Gann creador y actor (da vida a Wildred) repite personaje y compone un Wilfred socarrón, zafio, con un punto de ternura, transgresor y muy, muy gamberro que desconcierta y tienta a Ryan (Elijah Wood) y a los televidentes. Wilfred es una rareza, una serie que se mueve entre la ruptura de esquemas y la sorpresa, entre lo imposible y la cotidianidad, con pasmosa elegancia y naturalidad. Wildfred no es una serie para todos los públicos y posee un humor que tampoco todos sabrán apreciar, precisamente por ello, por lo poco complaciente que es y por lo inspiradísimo de su discurso debe estar entre las mejores series estrenadas este año.

7. Once Upon a Time (ABC)

Este cuento de hadas ha conseguido consolidarse como uno de los mejores estrenos de esta temporada. En principio no parecía gran cosa pero tras la primera tanda de episodios admito mi error, la historia del pequeño pueblo de Storybrooke, de Henry y de su madre Emma Swan que lo dio en adopción, crece a medida que el mundo real y el mundo de los fábulas se nos van presentando. Hay historias como las de Pepito Grillo que pueden arrancar lágrimas, otras como las de el gran hechizo de la bruja/alcaldesa son estremecedores, Robert Carlyle está magnífico como Rumpelstinski. Incluso Jennifer Morrison está correcta. El salto entre ambos mundos y la reinvención de ciertas historias como la del Príncipe Encantador o la de Cenicienta le dan un toque diferente e inesperado a una producción que parecía condenada a la autocomplacencia y la reiteración. Una serie que atrapa, sorprende y gusta; un muy digno producto familiar.

6. American Horror Story (FX)

Ryan Murphy, el creador de Glee y Nip/Tuck, nos ha metido el miedo en el cuerpo con esta historia de terror gótico, de terror psicológico, de historia de fantasmas, con momentos muy gores y sexuales, con interpretaciones inolvidables como la de Jessica Lange o la de Evan Peters (el descubrimiento). Puede que la serie peque de cierta inconsistencia, de sacarse tramas y giros argumentales de la manga y de cierta deriva en la evolución (involución) de los personajes pero es osada, innovadora, con un estilismo visual hipnótico, con momentos de terror puro que te pegan al sofá, con ideas narrativas muy interesantes. American Horror Story tiene una primera temporada que bien podría ser única porque la historia de los Harmon y la casa encantada tiene cierre, un cierre clásico y macabramente hermoso. Ya veremos que sucede en la segunda temporada pero la primera se merece estar en esta lista porque ha sido uno de los estrenos que más debate y controversia ha levantado.

Mañana continuaremos con la segunda parte de esta lista y conoceremos al número uno. ¿Qué nuevo estreno tendrá el honor de ocupar lo más alto de nuestro top?

👇 Más en Hipertextual