Desde hace largo tiempo el hombre viene buscando indicios para responder a la eterna pregunta de si estamos solos en el Universo o por el contrario existen otras especies inteligentes en él. Pero, ¿y dónde buscar? La pregunta no tiene nada de simple. Hasta ahora la mayoría de los esfuerzos, con el proyecto SETI@Home a la cabeza, se han centrado en encontrar vida extraterrestre inteligente barriendo cuadrantes del cosmos en busca de señales electromagnéticas de origen no natural. Desgraciadamente esta técnica no ha dado muchos resultados ya que el Universo es extremadamente extenso y la cantidad de señales a analizar ingente.

Con eso en la cabeza, Paul Davies y Robert Wagner, dos astrónomos de renombre de la Universidad de Arizona, han pensando que es hora de cambiar un poco el enfoque, o mejor dicho de ampliarlo. Concretamente proponen lo siguiente: centrar esfuerzos técnicos y principalmente humanos en buscar en la Luna estructuras artificiales y otras posibles pistas de presencia extraterrestre, lo que a priori puede sonar un poco raro pero no tanto después de escuchar los argumentos de los dos científicos.

Aunque ambos son conscientes de que hay poquísimas probabilidades de que vida extraterrestre inteligente haya viajado alguna vez a la Luna y dejado algún rastro de su presencia en forma de artefacto o huella, creen que debemos empezar a buscar en el satélite porque:

  • Está cerca, lo que nos facilita poder analizar con mucho detalle.

  • Contamos con varios instrumentos, como el LRO, que pueden fotografías la superficie lunar con mucho detalle (por ejemplo, es capaz a fotografías con detalle las huellas que nuestros astronautas dejaron sobre la superficie).

  • Por las características geológicas de la Luna, huellas y otras posibles marcas en la superficie sobreviven durante muchísimo tiempo.

  • Si unos hipotéticos alienígenas lo suficientemente avanzados como para viajar entre estrellas y galaxias hubieran decidido en algún momento visitar el sistema Tierra-Luna en los últimos millones de años, la superficie lunar habría sido el lugar ideal para observar el planeta y sus habitantes.

En definitiva, lo que Davies y Wagner proponen es tener en cuenta también a la Luna en la carrera de la búsqueda de vida extraterrestre inteligente, iniciar un nuevo proyecto SETI más sin menospreciar otros proyectos ni abandonarlos. Su idea es desarrollar el proyecto con técnicas colaborativas como se hace en SETI@Home; que la NASA proporcionara todas las imágenes tomadas por LRO para ser analizadas sistemáticamente por grupos de voluntarios, lo que es barato y quizás también daría lugar a otro tipo de descubrimientos relacionados con el satélite.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.